×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
02 Abril 2019 03:35:00
Querido Joe
Le escribo por consejo de mi esposa que lee siempre sus cartas. Le agradeceré su ayuda. El mes pasado mi esposa, mis dos hijas y yo fuimos a visitar a nuestros familiares que viven en otra ciudad, a 600 kilómetros de aquí, en el estado de Texas, en Estados Unidos.

A todos les dio mucho gusto vernos y a mi madre principalmente, porque hacía casi un año que no nos veíamos pues nosotros no habíamos podido ir ni ella había podido venir, así que cuando vio a mis hijos hasta se le salieron las lágrimas.

Todo estuvo muy emotivo y disfrutamos mucho la visita, pero nos encontramos con una novedad que no nos gustó nada, especialmente a mí.

Tengo una hermana que quedó viuda muy joven, apenas tiene 37 años y su esposo murió hace cuatro años. Tiene dos niños preciosos. Pues bien, mi hermana está teniendo una relación con un hombre casado. Ya con eso todo está mal.

El hombre le dice a mi hermana y nos dijo a nosotros, que su esposa es una alcohólica desde hace muchos años, pero como yo tengo un amigo en esa ciudad (allí crecí) que tiene conexiones con la policía, le pedí que tratara de investigar al hombre y me informó que de la casa de él había habido tres llamadas de auxilio de parte de una mujer diciendo que la habían golpeado, pero luego no presentó cargos.

Yo, que estoy muy preocupado y soy franco y directo, le dije al novio de mi hermana enfrente de ella, lo que me habían informado y me dijo que esas tres veces su esposa había estado muy bebida y se había caído y se había lastimado sola, pero que como estaba enojada con él y borracha, le había hablado a la policía.

Sin embargo, mi amigo me dijo que los paramédicos que se habían presentado habían dicho que las lastimaduras eran porque le habían inferido golpes. Mi hermana estaba enojadísima, porque también le dije a mi madre.

Mi hermana quería que yo aceptara a su novio porque soy el mayor de los hermanos, pero basándome en todo lo que me dijo mi amigo, me rehusé y aunque le dije todo lo que me habían informado, dice que no es cierto, que son puras mentiras y envidias y que no va a dejarlo.

Quiero a mi hermana y sólo estoy tratando de evitar que sea herida tanto emocional como físicamente por este mal hombre. ¿Estuvo bien que hiciera lo que hice? Ahora mi hermana no me habla. ¿Qué más puedo hacer?

JOE

QUERIDO JOE:

No puedes hacer más que lo que hiciste. Fuiste muy claro y basado en pruebas. Además fuiste sincero con tu hermana, pero las emociones están nublando el buen juicio de ella. Si pensara con claridad había corrido lejos de ese abusador.

Ni remedio. Rueguen a Dios que la ayude, esperando que a ella no le pese su equivocada decisión.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5