0
×
1
Joel Almaguer
Joel Almaguer
ver +
Inició sus estudios en la Universidad Autónoma de Coahuila, donde tuvo como maestros a Gerardo Monjarás y en sus últimos años al reconocido pianista regiomontano Gerardo González. Ha desarrollado su actividad musical como pianista en danza y como acompañante de cantantes principalmente. Ha participado en musicales como pianista. Imparte diplomados en historia de la música para la UAdeC. El año pasado vivió en Francia donde tuvo oportunidad de compartir su talento musical. Música Sobre Ruedas es un proyecto que ha desarrollado para compartir música en espacios públicos. Actualmente también es miembro de la Orquesta Filarmónica del Desierto donde participa activamente en el Coro Filarmónico. [email protected]

" Comentar Imprimir
15 Abril 2018 04:00:00
Rameau & Couperin
En cada periodo de la música existen nombres de compositores que de pronto nos es difícil enumerar. Dependiendo también de la predilección que tengamos por algún periodo u otro, el número aumenta. Sin embrago, dentro de todos estos nombres, ¿se han puesto a pensar el número aún mayor de autores que nos hacen falta por conocer? y más aún ¿es alguno de estos compositores prescindible al desarrollo de la música? Porque es cierto que existen pilares en cada parte de la historia que contribuyen con su obra a sostener la evolución de la música y acaso, difícil de aceptar muchas ocasiones, algunos otros compositores no son tan importantes para el sostenimiento de la música universal.

Pero seamos honestos antes de proseguir, no es estrictamente necesario que un compositor sea un hito en la historia para que nos guste. Este no es el caso de los compositores de esta semana.

Pues bien, en la historia musical, estrictamente en el periodo Barroco y la transición al Clásico, vivieron dos compositores fundamentales para la música y que acaso son poco conocidos por muchos. François Couperin y Jean-Philippe Rameau son dos compositores franceses imprescindibles para apreciar la música barroca y en lo particular, la música francesa. Herederos de la obra de Jean-Baptiste Lully y sucesores de éste, estos dos compositores son esenciales para comprender y apreciar en mayor medida un periodo tan fascinante como lo es el Barroco. La obra para teclado de François Couperin es de una complejidad contrapuntística que hechiza al mismo Johann Sebastian Bach y quien, a partir de la obra del francés, desarrolla magníficas composiciones. Es tan profunda la obra de Couperin que no habrá otro igual en Francia sino hasta el mismo Claude Debussy, pilar del Impresionismo francés.

Por otra parte, la herencia de música operística de Jean-Philippe Rameau nos demuestra que el fuego italiano no lo es todo y que la mesura y el gusto refinado son igual de esplendorosas que la ópera italiana.

Con coros excepcionales e incursiones de danzas que sólo pueden darse en Francia, la obra de Rameau es más completa como obra escénica, pues todo está pensado en su conjunto, incluso las arias llenas de refinamiento y una mesura que igual colma nuestros sentidos. Que disfruten.

Álbum de la semana: Rameau & Couperin. Dances and Suites. Spotify.
Imprimir
COMENTARIOS


9

1 2
  • 3 4
  • 0
6 7
8 9 0 1 2 90 91 92 93 94 95