×
Lulú De Koster.
Lulú De Koster.
ver +
Lulú De Koster es periodista, egresada de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UAdeC (1995). Ha sido Premio Estatal de Periodismo, colaboradora en redacciones de periódicos locales, editorialista, productora y conductora en medios de comunicación electrónicos. Actualmente es integrante del Consejo de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción (Coahuila) y los comentarios aquí vertidos son a nombre de la autora.

" Comentar Imprimir
06 Marzo 2019 03:38:00
Redes de poder:  amigos, grupos políticos
En una colaboración del doctor Vicente Humberto Monteverde, director del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad de Morón, en Argentina, señala que el fenómeno de las redes de corrupción tiene antecedentes históricos y de varios siglos atrás. En el caso de redes, dice, se trata de mundos pequeños de corrupción.

Una red de corrupción incluye, según Monteverde, nodos que relacionan a personas, organizaciones nacionales e internacionales, bancos y empresas privadas con enlaces que son parte de las operaciones financieras, llamadas, mensajes e intercambios de información privilegiada que regularmente viene de entidades de cualquiera de los tres niveles de gobierno, relaciones de amistad, afiliaciones partidistas, intereses de grupos políticos y personas con objetivos afines.

Científicamente, el estudio de una red de corrupción requiere de un análisis con datos certeros, resultados de investigaciones y explicaciones de quienes han llevado las indagatorias. Pero, ¿Cuál es el valor de una red? Su alcance y el número de integrantes que se ha beneficiado con la estrategia financiera o fiscal, para erosionar las finanzas públicas. Es por tanto, un sistema complejo de plantear, pero no imposible en un afán de socializar la forma de operar de estas redes que han alterado el curso del dinero que es de todos.

En la publicación del doctor Monteverde, en la Revista Internacional Transparencia e Integridad, menciona que en el tema de corrupción se pueden suponer teorías, pensar en delitos, advertir sobre el fenómeno, pero tener la posibilidad de formular una teoría, en base a elementos de la realidad, es tristemente un milagro. Y claro que así es. Llegar a desarticular una red de corrupción como en el caso de Coahuila, es todo un reto. Aquí, autoridades judiciales han señalado supuestos vínculos de servidores públicos, por aparentes irregularidades en asignación fraudulenta de créditos de Infonavit.

Sobornos, sobreprecios, costo de trámites, tráfico de influencias, abuso de poder, son los ingredientes que rodean esta red de corrupción que como ya lo decía Eduardo Bohórquez, director de Transparencia Mexicana, es un tema que las autoridades anticorrupción deben capitalizar, pero no para ir por nombres, grupos, etcétera, sino para explicar a la ciudadanía cómo operan las redes, cómo se van configurando o cuál es la forma de detectar la articulación de redes.

Pero el doctor Monteverde va más allá. Habla de quienes van entrelazándose para hacer de una red de corrupción, la principal fuente de ingreso de quienes ejercen una función pública o empresarial, al margen de la ley.

Está por ejemplo el apoderado de la empresa, el cobrador, el defraudador, el especialista, el familiar o amigo del político, el funcionario público, el integrante del Poder Judicial, el perito, la institución bancaria, el negociador, el empresario, el fedatario, el abogado y un contador. Básicamente así lo describe Monteverde en su investigación.

En Coahuila el caso Infonavit es parte de la agenda del Sistema Anticorrupción, que son prioritarios de resolver porque es una exigencia de la sociedad, de los beneficiarios y de quienes desean que la impunidad deje de ser el común, en cada investigación que inician las autoridades.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5