0
×
1
Marcelo Torres Cofiño
Marcelo Torres Cofiño
ver +
Marcelo Torres Cofiño es miembro del Partido Acción Nacional desde 2006, fue Diputado Federal del Estado de Coahuila en la LXII Legislatura. Fue Presidente del Partido Acción Nacional y actualmente es Diputado Local, coordinador del grupo parlamentario del PAN y Presidente de la Junta de Gobierno en la LXI Legislatura del Congreso del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
10 Noviembre 2019 04:05:00
Reducir la desigualdad, de verdad
No lo podemos negar: en México las desigualdades se profundizaron creciendo a niveles inconvenientes para la nación. Son diversos los motivos que nos han llevado a esa situación, pero las raíces históricas de mayor impacto las encontramos en la década de 1940 cuando se tomaron decisiones muy equivocadas con respecto al desarrollo del país y aunque ha habido momentos en que parece que logramos reducir las desigualdades, estas han terminado por ampliarse.

Por tanto, es necesaria una política de Estado destinada a reducir las brechas entre los que más tienen y aquellos, la mayoría, que han sido menos favorecidos. Hay dos principales caminos para lograrlo.

Uno primero, el del aparente atajo, consiste en incrementar la capacidad de consumo de la población en condiciones de pobreza a través del otorgamiento de apoyos, ya sea en dinero o en especie. En teoría, que la gente tenga más recursos para comprar les permite satisfacer más fácil sus necesidades básicas para poder así atender otras de orden superior.

Si se les otorga una despensa –dice el librito– entonces el dinero que iban a destinar a ese fin lo utilizarán para pagar estudios, mejorar sus viviendas o para ahorrar.

Décadas de experiencia nos dicen que eso no es lo que pasa. La mayoría de los beneficiarios de los llamados programas asistenciales destina los recursos excedentes que recibe a la realización de gastos superfluos que no les significan una mejoría en su calidad de vida.

A veces incluso pasa todo lo contrario, les agrava su situación porque contraen deudas suponiendo que lograrán cubrirlas. No es una consecuencia que no sea previsible. Si no han podido tener acceso a una educación financiera básica ¿con qué herramientas van a poder planificar bien su gasto?

Existe otro camino que es el de incrementar las capacidades productivas de los sectores más vulnerables de la población. Se trata de una ruta más larga, pero que la historia ha demostrado es la más segura. Coincide con el viejo proverbio de enseñar a pescar en lugar de otorgar el pescado. Exige, por supuesto, un gran esfuerzo focalizado de educación y acompañamiento capaz de dotar a los individuos y sus comunidades de recursos intelectuales que les permitan alcanzar la autonomía necesaria para, en el mediano plazo, salvarse a sí mismos.

No se trata de un camino que es de peleado con el primero; es decir, que acompañando aquellas ayudas que posibilitan la subsistencia, llegan aquellas acciones destinadas a verdaderamente empoderar a la población, de tal forma que, luego de un tiempo razonable, dejen de ser necesarios los apoyos asistenciales. Eso es lo que no se ha hecho por la intención claramente electorera de los programas sociales.

Cuando hablamos de fomentar e impulsar a las micro, pequeñas y medianas empresas, nos referimos también a detonar ese mecanismo que posibilite el fortalecimiento de las capacidades productivas de los mexicanos. Se trata también de romper con el vicio añejo de hacer de las ayudas un instrumento para la creación de redes clientelares útiles en tiempos de elección.
Imprimir
COMENTARIOS


9

1 2
  • 3 4
  • 0
6 7
8 9 0 1 2 90 91 92 93 94 95