×
El Espectador
El Espectador
ver +
Columnista Político

" Comentar Imprimir
15 Agosto 2010 04:08:33
Relación de altura y respeto entre Calderón y Moreira
Si bien la administración federal y el Gobierno de Coahuila trasladaron a una dimensión de tersura la relación de encono y confrontación que tenían, siguen sobre la mesa algunos pendientes que la Federación deberá cumplir.

Por lo pronto, el haber contribuido a resolver la rispidez y la dureza con que ambos gobiernos se conducían es sin duda uno de los primeros y más importantes logros del actual secretario de Gobernación, José Francisco Blake Mora, quien se desempeña en el cargo desde hace prácticamente un mes (asumió el pasado 14 de julio).

También es destacable que la intervención del tijuanense haya sido determinante para lograr que tanto el gobernador Humberto Moreira Valdés como el presidente Felipe Calderón Hinojosa estuvieran dispuestos a mostrar sus respectivas cartas en un intento por superar la crisis en que estaba su relación institucional.

Queda clara además la actitud positiva que asumió el presidente Calderón al responder al llamado a la cordura que recibió del Gobernador, y de parte de este último, es aplaudible el querer pavimentar la empedrada vía de comunicación que tenía con Los Pinos, aun y cuando hubo quienes lo pretendieron ahogar con recortes al presupuesto.


PRIMERA LLAMADA… PRIMERA:

Uno de los reclamos más insistentes que el gobernador Moreira ha presentado al Gobierno federal es la generación de empleos, pues asegura que las 36 mil 698 plazas laborales que Coahuila consiguió durante los primeros seis meses del año fueron por la gestoría directa de su administración.

De acuerdo con las estimaciones del propio Mandatario estatal, el déficit de empleos que existe en el actual sexenio supera los 6 millones, pues entre 2006 y 2009 se perdió la mitad de eso, y el resto corresponde a la promesa que Calderón lanzó durante su campaña presidencial respecto a que sería el “presidente del empleo”, y una vez en el Gobierno generaría un millón de fuentes de trabajo por año, lo cual evidentemente no ha cumplido.

También está el rechazo de la administración estatal al periódico incremento que desde diciembre anterior la Secretaría de Hacienda y Crédito Público aplica en el precio de los combustibles de mayor consumo, las gasolinas Magna y Premium y el diesel.

De acuerdo con datos estadísticos de la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas), entre diciembre del 2009 y este 14 de agosto el precio por litro de la gasolina Magna aumentó 8.53%, al pasar de 7.80 a 8.44 pesos.

En ese mismo periodo la Premium se elevó 3.9%, pues estaba en 9.57 y ahora en 9.94 pesos por litro. El precio del diesel, motor de la industria mexicana, se ha modificado a la alza en 7.9%, al deslizarse de 8.16 a 8.80 pesos.

La última vez que el gobernador Moreira protestó por el “gasolinazo” fue hace mes y medio, y lo hizo en silencio, al colocar frente a su asiento varios pequeños cartelones con mensajes en contra de la medida.

SEGUNDA LLAMADA… SEGUNDA:

El año pasado Humberto Moreira fue el único gobernador en México que se opuso con claridad al incremento en la tasa de impuestos como el IVA, el ISR y el IETU. El Mandatario rechazó el planteamiento que la Secretaría de Hacienda hizo, incluso cuando la dirigencia nacional de su partido, el PRI, avaló la propuesta gubernamental.

Otro reclamo recurrente de Coahuila a la Federación tiene que ver con los recursos económicos. Según estimaciones del Sistema de Administración Tributaria del Estado de Coahuila (SATEC) y de la Tesorería General de la entidad, entre diciembre del 2006 y la primera mitad del 2010 el Gobierno federal retuvo a Coahuila unos 15 mil millones de pesos previamente asignados.

Esa cifra equivale al 62.5% del presupuesto anual que maneja el Gobierno del Estado (el cual este año será de 24 mil millones de pesos), y significa también 13.9 veces la cantidad de dinero que el Alcalde de Saltillo, Jericó Abramo Masso, ha proyectado invertir en la ciudad en el 2010 (mil 136 millones 482 mil pesos).

Otra situación que ha crispado al Gobierno estatal es el adeudo de 718 millones de pesos. El pasivo corresponde a obras y acciones que la administración estatal ha tenido que pagar aun y cuando el responsable de hacerlo es el Gobierno federal. Está el caso de la liberación de los derechos de vía para habilitar el Libramiento Norponiente que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes construye en Saltillo.

En la lista de pendientes que el Gobierno de Calderón deberá cumplir, si realmente le interesa llevar la fiesta en paz con el gobernador Moreira, se encuentra el tema de la seguridad, aunque en ello la Federación ha cubierto parcialmente la demanda del estado, al enviar a 500 agentes de la Policía Federal a la Comarca Lagunera (hace dos semanas llegaron 200 a Torreón y en los últimos tres días hicieron lo propio otros 300, a Gómez Palacio y Lerdo, Durango).

TERCERA LLAMADA… PRINCIPIAMOS:

El jueves anterior el profesor Humberto Moreira extendió la mano al presidente Felipe Calderón. Lo hizo con el ánimo de empezar de cero y de que ambos construyan una relación diferente a la que habían desarrollado, sin más fricciones ni rencor.

Al hablar ante Calderón y sus compañeros gobernadores durante los “Diálogos por la Seguridad”, el coahuilense replicó “la invitación a vivir en paz que nos hace nuestra sociedad”, y si bien reconoció haber tenido “muchas diferencias en temas en los que pensamos distinto” con el Ejecutivo federal, “por la Laguna y por Coahuila” le ofreció “cerrar esas diferencias” y “trabajar juntos”.

Moreira dijo al Presidente: “Le quiero pedir, respetuosamente, que podamos dejar en el pasado, enterradas, esas diferencias; que este día marque ese momento distinto en esa lucha; que dejemos atrás cuanto hemos hecho, mucho o poco, todos, que trabajemos y jalemos parejo. Mi relación con usted no se ha caracterizado por la adulación, por la lisonja, por el aplauso fácil”.

“Yo le ofrezco –añadió– que en Coahuila vamos a jalar parejo con usted, con los alcaldes, con los tres órdenes de gobierno, que vamos a coordinarnos mejor, que vamos a dejar en el pasado las diferencias. Yo le invito, pues, Presidente, a que en Coahuila podamos jalar parejos, juntos, en serio”.

Sin embargo, en aclaración propia del Mandatario estatal, esto no significa que el Gobierno de Coahuila vaya a renunciar a lo que considera justo para sus ciudadanos, como el hecho de que la asignación de recursos sea acorde con las aportaciones que el estado hace a la riqueza nacional.

SE CIERRA EL TELÓN:

En las últimas semanas el diputado federal Rubén Moreira Valdez se ha reunido con diferentes personalidades de la política nacional, en su condición de presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara Baja y de dirigente del PRI en Coahuila.

En la agenda de Moreira ha habido de todo. Lo mismo estuvo con el ex presidente de la CNDH, ex titular de la PGR y ex rector de la UNAM, el campechano Jorge Carpizo McGregor, que dialogó con el ex presidente Carlos Salinas de Gortari y con el embajador de Estados Unidos en México, Carlos Pascual.

Pero en el aspecto político, el legislador coahuilense también ha tejido con solidez vías de diálogo y comunicación con personajes como el ex dirigente nacional del PAN Manuel Espino Barrientos, y con el ex presidente Vicente Fox, en una situación que seguramente no todos los panistas observan con agrado.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5