×
Joel Almaguer
Joel Almaguer
ver +
Inició sus estudios en la Universidad Autónoma de Coahuila, donde tuvo como maestros a Gerardo Monjarás y en sus últimos años al reconocido pianista regiomontano Gerardo González. Ha desarrollado su actividad musical como pianista en danza y como acompañante de cantantes principalmente. Ha participado en musicales como pianista. Imparte diplomados en historia de la música para la UAdeC. El año pasado vivió en Francia donde tuvo oportunidad de compartir su talento musical. Música Sobre Ruedas es un proyecto que ha desarrollado para compartir música en espacios públicos. Actualmente también es miembro de la Orquesta Filarmónica del Desierto donde participa activamente en el Coro Filarmónico. [email protected]

" Comentar Imprimir
12 Agosto 2018 04:00:00
Robert & Clara Schumann
En el romanticismo tal vez no exista amor más grande para mí que el de Robert y Clara Schumann. Sí, está la Amada Inmortal de Ludwig van Beethoven, de quien se especula mucho su identidad, pero poco se sabe además de que fue un amor imposible. Pero el amor entre Clara y Robert fue un amor correspondido desde la más tierna edad.

“Hoy me ha propuesto tocar la misma música a la misma hora, con la luna llena como testigo para que se encuentren nuestros duendecillos”, escribe Clara Wieck a sus 15 años cuando el amor era apenas una promesa anhelada.

El suyo fue un amor de cartas, de miradas y entregas que debieron esperar años para realizarse. Un amor que no fue aceptado por el padre de Clara, como esos amores que la adversidad hace madurar.

“¿Me pides un sí? Qué palabra tan pequeña y sin embargo tan importante. Una y otra vez digo Sí con todo mi ser”, escribía Clara en su diario. Ella fue una notable y reconocida pianista de su época. Tanto que se equiparaba al virtuosismo de Liszt. Nadie mejor que ella.

Reconocido su talento al piano por Felix Mendelssohn, Frédéric Chopin, Franz Liszt, Niccolò Paganini y el mismísimo escritor Goethe. Incontables giras de conciertos la posicionaron como la mejor pianista de su época. ¿Además de eso? Una compositora que nos ha legado pocas, pero bellísimas obras.

Clara y Robert tuvieron incluso que ir a corte para lograr el permiso de casarse.

El padre de ella se rehusaba a la unión ya para entonces inevitable. Finalmente hubo de ceder y con el paso del tiempo aceptar a su antiguo alumno y yerno. El éxito de Robert Schumann lo hizo cambiar de opinión.

Durante su vida juntos, Clara y Robert no estuvieron libres de problemas, pero aún así se mantuvieron unidos. Ella sosteniendo muchas veces la familia a causa de los padecimientos cada vez más frecuentes de Robert.

La vida de él no fue fácil. Clara sabía que Robert no tuvo una vida pasada feliz. La muerte se había posado inquebrantable y oscura sobre toda su familia y él quedó solo, pero la entrega mutua pudo con esto.

Sin embargo vino la fatalidad: un intento de suicidio por parte de Robert (se arroja al río Rin) y la ineludible necesidad de ser internado en un sanatorio mental en Endenich, cerca de Bonn, en 1854.

Dos años estuvo el compositor ahí y una sola vez Clara pudo visitarlo. En julio de 1856 él moriría. “Que Dios me conceda la fuerza de vivir sin él”, escribe Clara. Le sobreviviría hasta el 20 de mayo de 1896.

El álbum de esta semana es un obsequio poético que nos invita a la intimidad junto a estos dos inmortales e inseparables compositores.

Que lo disfruten.

Álbum de la semana: Robert & Clara Schumann. Lieder.

Los Artistas: Barbara Bonney y Vladimir Ashkenazy.
Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65