0 1 2 3
×
4
Otto Schober
Otto Schober
ver +
Otto Schober. Profesor y Licenciado en Educación Primaria; Comentarista radifónico con cápsulas en Núcleo Radio Zócalo; Funcionario de la Secretaría de Educación Pública nivel Primarias en Piedras Negras, Coahuila, Mex.; Historiador de Piedras Negras, Coahuila, México

" Comentar Imprimir
26 Octubre 2019 04:00:00
Rosita H. Saucedo –II parte-
Escuchar Nota
Continuando con su semblanza, Rosita Herlinda Saucedo Maldonado trabajó en jardines de niños, en escuelas de educación media superior, incluyendo breve temporada en la Universidad de Saltillo. En 1920 se alió a los trabajadores ferrocarrileros para enseñar a leer y escribir a quienes no sabían hacerlo, a la vez que atendía a los parvulitos del jardín de niños y la escuela elemental. Organizó una escuela para boleros, atendió la alfabetización en todos los estratos sociales en la región, fundó la escuela comercial Renacimiento.

Tuvo una vida matrimonial breve al enviudar en pocos años. Cuando se jubiló del estado, atendió su cátedra en la escuela secundaria, en la Escuela Normal preparando maestros y en la preparatoria, rehusó impartir cátedra en la UNAM, argumentando que le impediría realizar muchas cosas en su tierra natal. Sus cátedras bases fueron el español, matemáticas e historia, dominaba el inglés y el francés.

En 1961 celebró sus 50 años de vida docente, se le rindieron infinidad de homenajes rodeados de un ambiente de afecto y veneración. Los periódicos locales, del estado y nacionales incluyeron artículos y reportajes elogiando su vida y su obra. Sus ex-alumnos le obsequiaron un viaje a Europa. Un grupo de damas universitarias francesas le invitaron a su convención internacional en Ginebra, Suiza. Se publicaron poemas, acrósticos y pensamientos dedicados a ella. En solemne ceremonia, el presidente de México, Adolfo López Mateos le entregó la medalla Ignacio M. Altamirano. Fue felicitada por su Santidad, el Papa Juan XXIII.

Ella mantuvo un pensamiento muy claro que clarifica el olvido en que actualmente la tenemos: “¿Hasta cuando se apreciará más, al hombre que enseña o al que mata?”. En vida se le distinguió, pero ella misma decía: “El que gasta su existencia y sacrifica su porvenir en aras de la ciencia, puede estar seguro de morir en la miseria, triste verdad, a pesar de eso, vemos que los maestros, con su escasa ciencia, luchan con verdadera abnegación, el día de mañana quizás, justas y agradecidas por su ilustración”. Palabras que ella pronunció cuando era estudiante de la escuela normal, el 29 de junio de 1909 y que al morir, en 1966, pobre y enferma en su casa de la calle de Galeana, entre la de Matamoros y de Terán, heredada a una de sus sobrinas, la también maestra, Concepción Villarreal Saucedo, se hicieron una realidad en ella misma.

De la batalla que libró enseñando, quedó sin trofeos, sin laureles y sin honores. Luchó hasta donde pudo, antes que su última enfermedad venciera sus esfuerzos. Pero la verdadera enseñanza es la que trata con el ejemplo en la vida diaria, en las palabras y en los hechos. En vida hubiera recibido honores, hoy, pocos le recuerdan. En el año 2000, en que la ciudad celebró 150 años de existencia, se reinscribieron los nombres de los hijos ilustres que se han tenido, el de Rosita Herlinda Saucedo Maldonado, es el primero de la no muy larga lista de personajes oriundos de la tierra del carbón y del sol calcinante. Un muy pequeño homenaje a la maestra de maestras y sin lugar a dudas, la hija más ilustre que haya dado la ciudad, aunque las nuevas plumas la retiren, nosotros volvemos a darle el preponderante lugar que merece en la historia de Piedras Negras. (Archivo Rosita Saucedo)
Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22