×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
19 Noviembre 2019 04:05:00
“Sabrosito” y dulce, pero muy letal
El Día Mundial de la Diabetes que se celebró la semana pasada no debería de conmemorarse mediante estadísticas ya que no se trata de algo agradable para la salud de nadie.

Y aunque su fecha es más para crear concienciación mundial sobre el cuidado de esta enfermedad, todo indica que sus campañas de concientización por parte de las diferentes instituciones de gobierno han fracasado en algunos sectores del país.

Por ejemplo, hace pocos años Coahuila se encontraba dentro de los primeros lugares, sin embargo, al día de hoy y lamentablemente estamos en primer lugar a nivel nacional en adultos y también en la obesidad y/o sobrepeso infantil.

Una situación que personalmente he sido testigo en mis más de 25 años de trayectoria como periodista en diferentes áreas de esta hermosa profesión que tanto gobernadores, así como sus diferentes alcaldes han fortalecido cada año campañas publicitarias para la concientización sobre este problema de la diabetes, pero no solo eso sino también está dentro de la agenda pública como un problema que no solamente preocupa a los alcaldes y gobernadores, sino que es considerado como un problema social.

No podemos esperar que las autoridades desde mandatarios y por medio de sus diferentes instituciones de salud, e incluyendo hasta el DIF municipal y estatal han puesto en marcha campañas no solo publicitarias sino de acción.

Pero hay que decirlo así y tajantemente; no es culpa de ellos sino de los mismos coahuilenses que hacen caso omiso a todo tipo de recomendación para tener una buena alimentación o bien cambiar sus hábitos alimenticios.

La incidencia de pacientes con problemas de diabetes mellitus en el estado de Coahuila, lo ubica como uno de los casos en materia de salud pública más preocupantes, al permanecer por encima de la tasa nacional, la presencia de la enfermedad tanto en adultos como en jóvenes.

La deficiencia para generar glucosa y permitir el buen funcionamiento del organismo ha incluso provocado situaciones más complicadas como son las amputaciones, ceguera, problemas cardiovasculares y renales, que falta de una cultura para la detección oportuna de la popularmente conocida como "azúcar", en muchos casos no son posibles de evitar por lo que se ha convertido en la tercera causa de muerte en el estado, y particularmente en el norte de Coahuila.

Recordemos que al día de hoy la entidad se ubica en primer lugar a nivel nacional cuando antes estábamos dentro de los primeros diez estados del país que registraban el mayor número de casos detectados, así como en tasa de mortalidad.

El problema se vuelve aún más crítico en el caso de la población femenina entre mujeres con edades de 20 a los 44 años.

De acuerdo a médicos de los municipios del norte de Coahuila consideran que uno de los sectores más vulnerables es la población joven. Haciendo difícil de controlar su desarrollo debido a que son los pacientes que no se enteran de su problema de salud hasta que se encuentran en un estado hiperosmolar, que en palabras cristianas significa el aumento de la cantidad de azúcar en relación a la cantidad de líquido que hay en el cuerpo.

Y es que el consumo de comida chatarra y la ingesta de refrescos, lo cual la cabecera municipal coahuilense de Piedras Negras ocupa el primer lugar a nivel mundial en cuanto a consumo de un popular refresco cuyo colores utilizan rojo y blanco, teniendo acaparado el mercado mundial por su impresionante mercadotecnia y eslogan famosos como: "La chispa de la vida", "Destapa la felicidad", entre otros más, llegan a más de dos litros diarios por habitantes entre la juventud; impide el buen funcionamiento del organismo y la prevalencia de personas obesas en la región y el estado.

También, aunque sea inverosímil sale más económico para muchas familias comprar un refresco oscuro sin importar la marca, que agua embotellada y prefiriendo el que tiene un sabor dulce.

Aunado a ello al menos uno de los miembros de la familia padece esta enfermedad, con lo cual se duplica o triplica las posibilidades de que los descendientes presenten los síntomas de la diabetes a temprana edad por considerarse hereditario.

La incidencia de la enfermedad ha alcanzado niveles de preocupación para el sector salud al registrarse nuevos casos semanalmente.

Aunque en las dependencias del sector salud han reforzado las medidas preventivas y de detección de la diabetes que se hace en la mayoría de los casos de forma gratuita en cualquier hospital y centro de salud estatal, los resultados no llegarán hasta que la visita al médico se vuelva costumbre entre la población.

La cultura del consumismo y mercadotecnia que mantienen los grandes corporativos resulta en apariencia más fuerte que la cultura y esfuerzo que hace las autoridades de salud. Aunado a una competencia desleal ante la economía de los mexicanos en la cual ya se considera el refresco como parte de la canasta básica pues resulta más barato comprar una botella de “cola” que uno de agua prefiriendo aquella cuyo sabor es más dulce pero letal. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65