×
El Espectador
El Espectador
ver +
Columnista Político

" Comentar Imprimir
28 Agosto 2011 04:10:02
Salinas ronda Los Pinos
Si las condiciones vigentes de la intención del voto de los mexicanos se mantuvieran hasta julio del próximo año, se puede dar por hecho el retorno del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la residencia oficial de Los Pinos, de donde fue echado en el 2000 ante el triunfo histórico conseguido en la elección presidencial por el guanajuatense Vicente Fox Quesada y el Partido Acción Nacional (PAN).

Once años después de la hazaña con la que el PAN desbancó al PRI de la Presidencia de la República, tras mantener el poder por 72 años consecutivos, las condiciones electorales favorecen de nuevo al tricolor, de tal manera, que a su virtual candidato presidencial nadie se le aproxima en las encuestas levantadas para medir el ánimo de los votantes.

Dentro del PRI nadie supera la ventaja de Enrique Peña Nieto, quien con 54.7% de las preferencias mantiene muy a la distancia al segundo aspirante presidencial más visible, el líder del Senado de la República, Manlio Fabio Beltrones, cuya popularidad no rebasa 7%, de acuerdo con el más reciente ejercicio publicado por la encuestadora Consulta Mitofsky.

Afuera de su partido, el Gobernador del Estado de México tampoco parece tener problemas.

En el PAN los precandidatos más adelantados son el senador con licencia Santiago Creel Miranda y la diputada federal Josefina Vázquez Mota, pero con base en el mismo sondeo ninguno de los dos rebasa los 34 puntos de intención del voto.

En el Partido de la Revolución Democrática (PRD) parece no haber más de dos aspirantes con el suficiente posicionamiento: el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubón, y el ex candidato presidencial y autodenominado presidente legítimo de México, Andrés Manuel López Obrador, quienes en el mejor de los casos tienen entre 29 y 32% de las menciones.

PRIMERA LLAMADA… PRIMERA: Por ello, hasta este momento se puede anticipar que Peña Nieto no sólo se convertirá con facilidad en el candidato presidencial del PRI para los comicios del 2012, sino que además estará en condiciones de conseguir los votos necesarios para que el tricolor gane la contienda.

Tras ser desplazado del Gobierno federal, el PRI convulsionó y muchos apostaron por su desaparición al convertirse en un partido político sin rumbo, sin la tutela presidencial que lo hizo fuerte durante siete décadas y sin la mínima experiencia para desempeñarse como un organismo político de oposición.

Durante los primeros seis años de orfandad política, es decir, en el periodo de gobierno de Vicente Fox, los priístas se victimizaron con movimientos telúricos que finalmente sirvieron a su partido para acomodar las piezas sueltas y entrar a un proceso de reorganización.

El régimen de gobierno de Felipe Calderón ha permitido al PRI, en términos generales, convertirse en un verdadero contrapeso al avance de la derecha y ser un partido de oposición que intenta recuperar la confianza de los electores.

SEGUNDA LLAMADA… SEGUNDA: Hoy en día el PRI no tiene el poder presidencial, pero el desastroso resultado de las políticas públicas que el gobierno de Calderón implementa en materia económica y de seguridad le permite ser la primera fuerza política en México, al grado que cuenta con 19 de los 32 gobernadores, 240 de los 500 diputados federales y 33 de los 128 asientos en la Cámara de Senadores.

Al aproximarse el proceso de la elección presidencial el PRI llevó a su dirigencia nacional a un perfil combativo y de movilidad constante, como es el caso del ex gobernador de Coahuila, Humberto Moreira Valdés, quien el pasado 2 de julio pasó con éxito su primer examen al conseguir la victoria en las elecciones de gobernador que hubo en Coahuila, Nayarit y el Estado de México.

Pero en los esfuerzos por conseguir el vigor electoral que ahora tiene, el PRI ha echado mano de uno de los personajes de la política mexicana más repudiados por los electores, como es el caso de la profesora Elba Esther Gordillo Morales.

Como ejemplo están las alianzas electorales que el tricolor ha venido haciendo con el Partido Nueva Alianza, el cual es propiedad de la presidenta y dirigente vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

TERCERA LLAMADA… TERCERA… PRINCIPIAMOS: La mañana fría del 25 de noviembre del 2007 Carlos Salinas de Gortari terminó con el autoexilio que hizo luego de dejar el poder presidencial y de vivir el descrédito de quien lo sucedió: el último presidente de la República priísta, Ernesto Zedillo Ponce de León.

Vestido con camisa blanca, pantalón y zapatos café y suéter azul, el mandatario más poderoso en la historia reciente del país apareció en el ejido Batopilas de Francisco I. Madero, Coahuila, a cuya fundación contribuyó en 1976.

Salinas dijo a los ejidatarios que tenía la intención de regresar a Batopilas como reconocimiento a las actividades productivas en materia agropecuaria que desarrollan y que le permiten ser una de las comunidades rurales del país con menor expulsión de jóvenes al extranjero.

A partir de ahí Salinas ha participado en eventos privados y gubernamentales con el grupo de priístas que se aproxima a recuperar la Presidencia de México.

El 21 de diciembre de ese mismo año fue el invitado que más llamó la atención en la boda del entonces gobernador de Coahuila, Humberto Moreira Valdés, que tuvo lugar en las ruinas de la misión San Bernardo en el municipio de Guerrero.

La última aparición pública de Salinas de Gortari fue el pasado 4 de agosto, cuando nuevamente se convirtió en el político más asediado por la prensa, pero ahora durante el cuarto informe gubernamental que presentó la gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega.

En ese acto Salinas no sólo fue hostigado por la prensa que cubrió el evento, sino por los mismos gobernadores, diputados y senadores del PRI que acompañaron a la gobernadora.

Tanto en el evento de Yucatán, como en la boda del actual líder nacional del PRI, Salinas y Peña Nieto han estado cerca y hay versiones al interior de ese partido sobre encuentros privados en los que ambos personajes han sido los protagonistas, en un intento por definir momentos decisivos en la vida interna del tricolor.

Sería aventurado sentenciar que la construcción de la candidatura presidencial de quien dejará el gobierno del Estado de México el 15 de septiembre próximo ha estado por completo a cargo de Salinas de Gortari.

Sin embargo, no es difícil anticipar que son importantes las contribuciones del ex presidente para conseguir que el PRI llegue a la elección de julio del 2012 con un candidato fuerte, con marcado arraigo entre la población y una propuesta de trabajo que le garantice su regreso al Gobierno federal.

También es un hecho que Salinas de Gortari está de regreso, y que su trayectoria, capacidad e inteligencia innegables, así como las relaciones políticas que tiene por el mundo, lo ponderan como uno de los perfiles en los que el PRI y el posible futuro presidente soportarán el éxito electoral y gubernamental al que aspiran.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5