×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
20 Mayo 2019 04:00:00
Sarcasmos
Dos artes

Cuando el instructivo del presidente gringo Trump (The Art of the Deal, 1987) choca con el del presidente chino Xi (El arte de la guerra, de Sun Tzu, siglo V a.C.) y los dos países simbióticos están quebrados a pesar de las enormes burbujas que encubren a ambos mediante mentiras colosales en sus cifras macroeconómicas que minimizan sus deudas gigantescas e impagables, se da la fantasiosa “guerra comercial” que ahora bulle en todo su esplendor.

Tanto EU como China van ahora, intercambiando aranceles punitivos, a culpar al otro de sus propios errores que van a provocar una devastadora inflación en ambas economías.

Será una sangría de precios para ambas naciones, pero los gringos estarán convencidos de que se debe a las perversas trampas de los chinos, y los chinos jurarán que es culpa de la codicia desatada de los gringos. Ambos pueblos sufrirán y se odiarán mutuamente, pero ambos liderazgos políticos saldrán indemnes.

En vez de recibir las merecidas críticas de sus ciudadanos, tanto Trump como Xi quedarán como “héroes” de sus respectivos pueblos y harán como que se enseñan los colmillos. En resumen: la sangre no llegará al río. Esta es una posibilidad; en un contexto nuclear, más nos vale creerla.



Diferencia

¿Cuál es la diferencia entre un psiquiatra y un enfermo mental? Que el enfermo tiene alguna probabilidad de curarse.



Depresión

Se estima que unos 350 millones de personas la padecen en todo el mundo, y un millón al año comete suicidio por depresión (22 al día de soldados veteranos gringos deprimidos por tanta barbarie que han visto-sufrido-perpetrado).



Creer o no creer

El hombre dice ser “muy aterrizado, concreto” y no creer más que en lo que ve. O sea, se ríe de las “teorías conspiranoicas”. No cree más que en las matemáticas, dice. Oh, solo cree en la más abstracta de las formas del conocimiento. Ya entiendo. https://www.youtube.com/watch?v=2TLB5TdSwBA ¿Son reales las matemáticas? “La ciencia utiliza las matemáticas para poder explicar cómo se comporta nuestro universo.

Pero las matemáticas en sí no se consideran una ciencia, porque no se basan en el método científico. Pero no sólo eso: sin ir más lejos, estamos ante una invención humana, una especie de mundo que funciona muy bien, pero que es completamente abstracto. Algo muy alejado de la realidad... ¿o no tanto?”



Acumulan oro a las calladas

“Los bancos centrales están acumulando oro, pero de manera solapada. Sus miembros del consejo acumulan oro en sus cuentas privadas para evitar la detección. La Reserva Federal de los EU es insolvente y mantiene un papel de deuda deteriorado.

Está pagando más y más por las reservas bancarias estacionadas ahí. Los cinco grandes bancos centrales (USFed, EuroCB, Banco de Inglaterra, Banco Nacional de Suiza, Banco de Japón) acumulan oro, lo que se suma disfrazado a sus reservas. Sin embargo, se agregarán en su doble contabilidad a las reservas de oro en su libro mayor de reservas.

Por ahora no pueden darse a conocer sus repentinos y agudos aumentos en cantidades de oro acumuladas. En el momento en que cualquiera de estos cinco grandes bancos señale que está comprando oro para sus reservas, todas sus monedas colapsan y el oro se queda sin oferta. En cambio, les dicen bajo la mesa a sus representantes (la elite, el 0.1%) que acumulen todo el oro que puedan.

Los propietarios del banco central y los miembros de la junta compran el oro y lo colocan en cuentas privadas, que no entran en ningún recuento global.

Tales datos nunca son reportados. El resultado tendrá el mismo efecto en tanto que la escasez de suministro de oro se expande. Simplemente nada aparecerá en los libros de reservas de los bancos centrales”.

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5