×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
12 Septiembre 2019 04:06:00
Sarcasmos
Estoy preparado para lo peor, pero espero lo mejor.

TEMAS TABÚ

Cuando era niño, hace unos 60 años, las peluquerías mahatlecas tenían dos características distintivas: un tubito giratorio apodado “caramelo” que colgaba afuera, junto a la puerta, de colores (blanco, rojo y azul, usualmente); y un letrerito colgado adentro en la pared: PROHIBIDO HABLAR DE RELIGIÓN Y POLÍTICA. El tema siempre seguro para abrir una conversación sin molestar a nadie era el clima (los ingleses eran expertos en esto). Ahora todo el mundo habla todo el tiempo de religión y de política, y en efecto se pelean, pero raramente la sangre llega al río por esta causa. ¿Pero sabes qué tema sí despierta hoy pasiones volcánicas? ¡El clima! Estás en bandos opuestos según si crees en el calentamiento global o más bien temes una nueva era glacial o te burlas de ambas posibilidades o aceptas que en efecto el clima está cambiando, pero siempre lo ha hecho y no depende de la acción humana sino solar, etcétera. Irónico, ¿no?

BANDERAS

Sabido es que las de México e Italia tienen los mismos colores, pero también los comparte la de Irán (aunque en franjas horizontales, no verticales). Y hablando de banderas, la de Groenlandia (esa isla de la que se habla mucho últimamente) es harto curiosa pues “tiene unas proporciones de 12 partes por 18, está formada por dos franjas horizontales de igual anchura, siendo la franja superior de color blanco y de color rojo la franja inferior. Centrado en altura aparece un círculo cuyo radio es de 4 partes y el centro está a 7 partes del asta, siendo la mitad superior de color rojo mientras que la inferior es blanca. El nombre de la bandera en groenlandés es Erfalasorput, que significa ‘nuestra bandera’, pero también es llamada Aappalaartoq, que significa ‘la roja’, apelativo que también es usado para referirse a la Dannebrog danesa”.
 
ROPA

Le mando a mis contactos unas fotos viejas. El Erny: “López Sáenz (el gran pintor mahatleco) siempre con su saco color hueso. Dicen que tiene 10 sacos igualitos para no pensar mucho cuál ponerse cuando abre su clóset. Al estilo de Albert Einstein, Steve Jobs y Mark Zuckerberg. En un mundo revoloteando de ideas, como una mariposa que bate sus alas con tal fuerza que puede crear un huracán a kilómetros de donde se encuentra, lo último en las mentes de genios como los tres antes mencionados es: ‘¿Qué ropa me voy a poner hoy?’. En vez de eso, recurrían a sus ‘garras’ favoritas: Einstein tenía afición por los trajes grises y su chaqueta de piel a la Indiana Jones; Steve Jobs se enfundaba en su suéter negro de cuello de tortuga y sus livais, era su uniforme cotidiano; Mark Zuckerberg con sus camisetas, sudaderas grises y sus livais. Los 3 personajes sabían bien lo que les gustaba ponerse, les funcionaba y se aferraban a ese estilo. En el mismo tema, don Vicente Lombardo Toledano, líder socialista que arengaba a las masas populares con discursos demagógicos defendiendo a los pobres, lo hacía vistiendo un carísimo traje de casimir inglés (en ese entonces se rumoreaba que mandó al sastre confeccionar 25 trajes igualitos para que pensaran los pobres que nomás tenía uno). Para darle carrilla, el gran escritor Salvador Novo (alias: Nalgador Sobo) le escribió un chascarrillo a don Vicente: ‘Lombardo, que es gran burgués, presume de tovarich. Pero lo que en realidad él es, también termina con -ich, pero se escribe en inglés (rich)”.
 
MATERIA PENDIENTE

Mi padre cursó su carrera de contador en la ESCA del Poli. Para titularse le faltaban dos cosas principales: hacer una tesis y pasar un examen sobre una materia que nomás no le entraba ¡francés básico! ¿El idioma francés para un contador, en el México de 1949? Se entendería en un programa de estudios en las ramas humanistas, en los tiempos porfiristas, ¿pero en una carrera técnica y en una institución fundada por un régimen “revolucionario”, cardenista?
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5