0 1 2 3
×
4
Mónica Ceballos
Mónica Ceballos
ver +
Mónica Ceballos Angulo (6 de marzo de 1973, Guamúchil, Sinaloa) Licenciada en Ciencias de la Comunicación, con Maestría en Administración y diplomada en Periodismo por el ITESM Campus Monterrey. Se ha desempeñado en las áreas de Relaciones Públicas, Comunicación Organizacional y Periodismo especializado. Su mayor pasión es la defensa y difusión de los valores familiares y femeninos en aras de lograr que cada miembro en la sociedad sea reconocido por su esfuerzo y dedicación.

" Comentar Imprimir
21 Noviembre 2011 04:00:57
¿Se atreve a menospreciar el trabajo doméstico?
Escuchar Nota
Es una queja de años, creo que de todas las generaciones de mujeres que conozco: nadie valora el trabajo que se hace en casa. Y no es una simple queja, a estas alturas de la sociedad debería ser una exigencia darle un reconocimiento y un valor financiero a este trabajo.

El trabajo doméstico en México generalmente lo hace la madre de familia –aunque también trabaje fuera de casa– incluye no sólo las labores de limpieza y atención de los hijos, sino también el pago de servicios, trámites bancarios y ciertas compras, y a últimas fechas también el cuidado de los ancianos, lo cual en los próximos 20 años se convertirá en algo prioritario. Si el trabajo doméstico fuera contabilizado representaría 21.7% del PIB del país, y lo colocaría por encima de la industria manufacturera que es 16.51%, la de construcción que es 6.74% o la de agricultura y ganadería que es 4.09 por ciento.

Y es que nadie puede negar que sin estas actividades no se podría vivir y a través de ellas se genera equilibrio en la economía nacional, pero al no dársele un valor financiero y no considerarse oficialmente en el campo laboral, no tiene el mismo nivel de importancia que otras actividades por las que sí se paga. En cambio, cuando lo hace una persona distinta a la madre de familia a la que sí se le devenga un sueldo, entonces sí se reconoce su peso en la casa y en la vida cotidiana.

¡FÍJESE BIEN!

A la semana se destinan en promedio 40 horas para el trabajo doméstico, aunque varía dependiendo de la situación de cada mujer: cuando los niños están en edades medias, las jornadas fácilmente pasan las 50 horas.

Conforme pasan los años y se tenga que cuidar a los ancianos, los horarios de las mujeres que también trabajan fuera de casa tendrán que ser más flexibles. El riesgo de divorcio es de 97% cuando la madre trabaja fuera del hogar y el marido no hace una contribución mínima a la casa.

No hay mayor riesgo de separación cuando la madre trabaja y la contribución del esposo en el hogar y cuidado de los niños es más alta.

En México el IPN es la única institución educativa que da a sus empleados hombres licencia por paternidad, nacimiento o adopción.






Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22