×
El Marques
El Marques
ver +
Columnista Político Puedes escribirle a: [email protected] También manda tus comentarios a: twitter @_palaciorosa

" Comentar Imprimir
30 Septiembre 2019 04:10:00
Se le desviaron los astros
La tenía, era suya... ¡y la dejó ir! Esta podría ser la narración del fallo que este lunes concretará la Comisión de Selección del Sistema Estatal Anticorrupción. Según se escucha, el representante de la Coparmex Coahuila Sureste, Miguel Monroy Robles, tenía en la mano la posibilidad de convertirse en el relevo de Ana Yuri Solís Gaona en el Consejo de Participación Ciudadana, pero al parecer su desempeño en la entrevista del 18 de septiembre provocó que los astros se acomodaran hacia otro lado.

Veremos. Por lo pronto, aun con impugnación, los comisionados sesionaran a las 9:30 de la mañana para deliberar y hasta anoche se escuchaba con insistencia el nombre del torreonense Miguel Francisco Crespo Alvarado.

En vilo
El plazo para elegir al nuevo integrante del Consejo de Participación Ciudadana vence este lunes, pero la decisión está en vilo luego de la inconformidad de uno de los aspirantes, que recurrió al Tribunal de Justicia Administrativa para solicitar la reposición del procedimiento, a cargo de la Comisión de Selección del Sistema Estatal Anticorrupción.

Como lo anticipamos, se trata de Mauricio Díaz García, a quien los comisionados dejaron fuera de la contienda porque en 2017 representó ante los organismos electorales a Javier Guerrero García, entonces candidato a la Gubernatura.

Pero Guerrero fue candidato independiente, no de partido político, y la Ley de Participación Ciudadana impide aspirar al CPC a exdirigentes o candidatos partidistas y, según Díaz García, no es su caso.

Tienen ‘foritis’
Los organismos públicos parecen enfermos de “foritis”, “reunioncitis” o “congresitis”. El Instituto Coahuilense de Acceso a la Información Pública (ICAI), a cargo de Luis González; el Consejo de Participación Ciudadana, que está por dejar Ana Yuri Solís; el Instituto Electoral, de Gabriela de León, y hasta la Comisión de Derechos Humanos del Estado, de Hugo Morales.

El órgano “ciudadano” que se le ocurra, encontró la manera de justificar el presupuesto, aunque asistir y organizar reuniones, foros, conferencias y congresos le reditúen poco o nada a los coahuilenses. Y ya vienen los tiempos de pedir dinero para el próximo año.

Quiere carro
Lo más que se pueda conseguir con cargo al erario. Esto parece tenerlo claro el diputado José Benito Ramírez Rosas, quien en su intento por ser reconocido como legislador independiente para dar pie a la creación de una fracción parlamentaria de la cual, por chistoso que suene, sería el único integrante, dejó ver cuál sería su principal exigencia: sueldo extra por formar parte de la Junta de Gobierno y ¡un automóvil!

Cuando era legislador de Morena tuvo acceso a un vehículo, pero fue pérdida total luego del accidente carretero en el que murió su chofer y asistente, y justo cuando en el Congreso le iban a reponer la unidad renunció al grupo parlamentario del partido de moda y se quedó sin derecho a la prestación. Ahora, el neorrositense no tiene bancada, tampoco aliados en el Palacio de Coss, ni bonificaciones y para colmo anda a pie.

Ni tan incierto
Ni tan incierto el futuro para Jesús María Montemayor Garza en el Instituto Coahuilense de la Infraestructura Física Educativa (Icifed). La reciente reforma a la Ley General de Educación incluye la desaparición de la dependencia, en el rango federal, en el entendido de que la construcción y remodelación de planteles escolares estarán a cargo de la secretaría de obras o infraestructura correspondiente.

Pero nos aseguran que “La Chuma”, para sus fans, quien llegó al cargo directamente de la gerencia regional de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, no tiene motivos para preocuparse; está en el ánimo de quien toma las decisiones en el Palacio Rosa y en una de esas hasta lo veremos competir, oootra veeez, por la alcaldía de su natal Sabinas.

No les urge
En el partido de moda el tiempo transcurre despacio. La cosa es calmada, pues. Desde hace un mes anunciaron que luego de los conflictos internos que primero llevaron al monclovense José Guadalupe Céspedes Casas a la presidencia del organismo, pero al paso de dos semanas lo obligaron a irse, en la dirigencia nacional, a cargo de Yeidckol Polevnsky, optaron por enviar a un delegado.

Además de poner orden al interior de Morena Coahuila, en donde el pleito es de todos contra todos, la dirigencia de transición también deberá terminar las investigaciones sobre el presunto desvío de dinero producto de las prerrogativas estatales durante el periodo en que la diputada federal Miroslava Sánchez Galván estuvo al frente.

Y las que se acumulen
Bien capitalizada estará la próxima dirigencia del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Autónoma de Coahuila (STUAC) pues ante la incertidumbre de si María de la Luz López Saucedo continúa al frente del gremio o de una vez por todas llama a elecciones internas, la máxima casa de estudios mantiene retenidas las cuotas sindicales y ya se acumularon 14 quincenas.

El dinero está a salvo, aseguran, pero la decisión es clara, y mientras se debate en los tribunales si la actual secretaria general viola o no la ley al pretender eternizarse en el cargo, el dinero no irá a las cuentas del sindicato, pues en todos lados hay malpensados y desconfían del destino final que tendría el recurso.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65