×
Eduardo Brizio
Eduardo Brizio
ver +
El ex árbitro profesional conoce el comportamiento del futbolista dentro y fuera del campo de juego. Gusta de escribir de forma amena las innumerables anécdotas que su paso por el futbol profesional le ha dejado, claro, sin dejar a un lado la crítica y el comentario puntual cuando un tema polémico está en el aire. Siempre va en favor de la libertad de palabra y acción. Correo Electrónico: [email protected]

" Comentar Imprimir
23 Abril 2010 03:01:16
Se nos adelantó en el camino
El mundo se cubre de ceniza para decirlE adiós a Samaranch, aunque el material volcánico parece que causa efectos extraños

La erupción del volcán Eyjafjalla en Islandia ha originado una crisis que afecta, no solamente al viejo continente y ha desquiciado la aviación mundial, sino que sus efectos se han hecho sentir con fuerza en México, a pesar de la distancia, con todas sus consecuencias.

Y díganme ustedes si no, estimados lectores, si la nube de cenizas no pudo ser una de las causas para que Néstor de la Torre, director de Selecciones Nacionales, se embarcara en el penoso asunto de Raúl Bobadilla; si, ese futbolista argentino que juega para el Borussia Mönchengladbach del balompié alemán y que por ahí las lenguas de doble filo afirmaban que contaba con pasaporte mexicano; en virtud de que supuestamente su madre había nacido por estos lares y a la mera hora resultó ser un petardo.

O pudo haber sido factor para que Lorena Ochoa, una mexicana de excepción, decidiera “colgar los bastones” en el pináculo de su carrera como la mejor golfista del mundo, ante el asombro de todos.

Del mismo modo, fuentes confiables nos reportan que la erupción fue de tal magnitud, que las cenizas llegaron hasta el nido de Coapa, causando extraños efectos; tanto así que, además de encender las veladoras, no perder la fe y encomendarse a todos los santos (hasta los de La Laguna, a quienes enfrentan el próximo domingo en la cancha del Azteca) algunos de sus jugadores estelares no han tenido empacho en declararse públicamente “caprinos por un día”. Esto quiere decir que apoyarán moralmente al odiado rival; es decir, al Rebaño Sagrado, cuando el próximo sábado visiten al Cruz Azul, con tal de que en una de esas, se les haga el milagrito, tal como ocurrió nada más y nada menos con el Rolfi Montenegro.

Igual llamó mi atención, que, “colgándose de la brocha” de los malos arbitrajes que se dieron en las semifinales de ida de la Liga de Campeones de Europa, algunos “vivillos” pretendan exonerar a los silbantes mexicanos, al establecer una absurda comparación: los nuestros “no son tan malos”... mal de muchos...

Bueno, hay quien afirma que el mundo se cubrió de cenizas para despedir a un ilustre revolucionario del olimpismo moderno: Juan Antonio Samaranch, quien... se nos adelantó en el camino.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5