0
×
1
Agente Sóstenes
Agente Sóstenes
ver +

" Comentar Imprimir
29 Diciembre 2009 03:59:59
Seguridad deficiente en Monclova
BUENOS DÍAS, MI SUPERIOR. QUIERO exponerle que la fuga del presunto delincuente Rosendo Gutiérrez Alanís, “El Chendo”, del Hotel Royal allá en Monclova, tras estar bajo arraigo y sujeto a investigación por la Fiscalía General del Estado al estar involucrado en 22 robos a casas habitación, demuestra lo que aquí le informamos: que el primer comandante de la Policía Investigadora, Reynaldo Macías, y la delegada de la Fiscalía General en la Región Centro, Maricela Narro Cordero, no están cumpliendo con su trabajo, y sobre todo con la supervisión de sus subordinados.

El COORDINADOR DE LA POLICÍA del Estado, el general retirado Ernesto Estrada Bustamante; el director de la corporación de Investigación, Manuel González Gallardo; el militar Rafael García Barboza, titular de la Policía Operativa, y Sergio Lima, subdirector de este cuerpo policial, están obligados a indagar y conocer los pormenores de la fuga del malhechor, que burló a agentes investigadores y operativos que estaban comisionados a su vigilancia.

SE HABLA DE QUE LOS elementos policiacos se quedaron dormidos; pero tampoco se puede descartar que haya habido algún soborno para facilitar la libertad de “El Chendo”, quien salió presuntamente por la puerta principal del hotel, localizado en la arteria Hidalgo, entre Garita y Pípila de la Zona Centro, a muy poca distancia de las instalaciones del edificio de Seguridad Pública y de la Fiscalía General del Estado.

EN LA DELEGACIÓN REGIONAL DE la Fiscalía se informó que los policías encargados de custodiar al saqueador de casas se encuentran ahora a disposición de un agente del Ministerio Público en turno; la Dirección General de Responsabilidades, que dirige Armando Rico Almanza, recibiría en breve un informe de la Policía del Estado para iniciar un procedimiento administrativo en contra de estos agentes.

TAMBIÉN QUIERO HACER DE SU conocimiento que empezó desde este lunes la entrega-recepción de la Dirección de Seguridad Pública de Torreón, que dirigirá solo hasta el día último del presente mes Karlo Castillo Gracia. Estará presente en el acto el general retirado Carlos Bibiano Villa Castillo, quien lo relevará en el cargo a partir del primero de enero de 2010.

VILLA CASTILLO VIENE DE SER el director de la corporación municipal en la localidad de Parras de la Fuente, en donde sus habitantes le otorgan una calificación aceptable al trabajo que realizó para prevenir el delito y salvaguardar el patrimonio de los que ahí viven. Incluso hizo una limpia al interior de la corporación, en donde salieron los malos policías.

SIN EMBARGO, EL MILITAR CARLOS BIBIANO debe tener muy en claro una sola situación: Parras no tiene las mismas dimensiones que Torreón, sobre todo en materia de seguridad. Si bien la primera urbe tiene muchos años de distinguirse por ser muy tranquila, de la segunda no se puede decir lo mismo.

LA LOCALIDAD TORREONENSE PRESENTA índices delictivos muy altos (léase robos de vehículos, a casas habitación, negocios y homicidios vinculados con la delincuencia organizada), si se considera que varias organizaciones criminales sostienen desde hace más de un año balaceras y enfrentamientos callejeros por apoderarse de la plaza.

OTRO PUNTO QUE DEBE SABER es que las policías preventivas de municipios como Saltillo, Torreón, Monclova, Piedras Negras y Ciudad Acuña están obligadas a incrementar el número de sus elementos el año entrante. Ello si quieren obtener mejores resultados contra la delincuencia, que cada vez pone en práctica mejores estrategias de ataque, poniendo muchas veces en evidencia a estos cuerpos policiales.

LOS ROBOS DIVERSOS que ocurren en estas ciudades demuestran claramente la impotencia de las corporaciones para frenar a los malhechores –que dejaron de tenerles miedo y respeto–, porque la mayoría de los ilícitos los cometen en el transcurso del día. Operan con una impunidad total, reflejan estar bien organizados y que cuentan con información privilegiada para nunca ser capturados por las autoridades.

LOS HABITANTES DE estos municipios claman mayor vigilancia, porque miran que la capacidad no sólo para prevenir el delito, sino para investigarlo una vez consumado, es lenta, y los policías van quedándose rezagados en el combate. Los números son fríos: Los hampones van arriba en la estadística delictiva.
Imprimir
COMENTARIOS


9

1 2
  • 3 4
  • 0
6 7
8 9 0 1 2 90 91 92 93 94 95