×
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
27 Diciembre 2018 04:05:00
Serénese, Presidente
¿Y si ponemos un circo en México? Sería un éxito internacional: El Gran Circo Mexicano. En lugar de construir un aeropuerto, deberíamos poner un circo, porque de verdad que a los mexicanos nos encantan las payasadas.

Me parece una payasada decir que Andrés Manuel López Obrador mandó matar a la gobernadora de Puebla, Martha Érika Alonso, y a su marido el exgobernador Rafael Moreno Valle. Llamar asesino al Presidente creo que es más exagerado que Neymar fingiendo un penalti.

Pero igualmente es una payasada la postura adoptada por el propio AMLO y por sus secuaces, de salir a llorar en público diciendo que no se debe lucrar con la tragedia. ¡Ah, chinga! ¿Y entonces qué es lo que han venido haciendo los últimos años con el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa? Si alguien lucró con esa tragedia fue, sin duda, el movimiento lopezobradorista. Y lo hicieron tan bien que terminaron colgándole a Enrique Peña los muertitos, pese a que fueron policías municipales los que agredieron a los estudiantes y los entregaron a narcotraficantes. ¿A poco la Cuarta Transformación significa lucrar con unas tragedias sí y con otras no? Pues que nos avisen con cuáles, para no equivocarnos, porque no queremos estar del lado incorrecto de la historia. Y es que cuando se trata de gobiernos panistas o priistas, los morenistas no los bajan de “asesinos”. ¡Uy!, pero que nadie hable la responsabilidad de Claudia Sheinbaum en el derrumbe del Colegio Rébsamen porque, ahí sí, ponen cara muy seria, como de velorio, y reprochan como tías que no se debe lucrar políticamente con las tragedias, que hay que respetar a los muertos y sus familias y que es una infamia culpar a alguien que no tuvo nada qué ver con los hechos. ¿Pero qué tal le gritaban “asesino” a Juan Molinar Horcasitas, que fue director del IMSS, por la muerte de los bebés en la guardería ABC?

Lo peor del asunto es que Andrés Manuel, mi viejito chulo, cabecita de cebolla cambray, es de esos a los que les gusta apagar los incendios a cubetadas de gasolina. Y en el caso de Puebla está haciendo lo mismo que siempre ha hecho: hacer más grande el problema.

De entrada, calificó como “antidemocrático” el fallo del Tribunal Electoral que le dio el triunfo a Martha Érika en Puebla. Y ahí sí como decía el filósofo Juan Gabriel: “¡Pero qué necesidad!”. En lugar de decir “soy el Presidente de todos los mexicanos y voy a unir al país trabajando con los gobernadores de todos los partidos”, ah, no, Andrés Manuel le tiró bronca a la panista y a los magistrados. Y luego siguió con su berrinche y no mandó un solo representante a la toma de posesión de la nueva gobernadora. Vaya, ni unas flores artificiales mandó. Y a eso hay que sumarle que dijo que no visitaría Puebla y que el gobernador “legítimo” era Miguel Barbosa. Y ahora se quejan los morenistas de que le llamen “asesino” y que le exijan justicia. ¡Hazme el favor! Andrés Manuel es el típico que se encuentra un hoyito en el sillón y comienza a escarbar, a meter el dedo, a jalar los hilos, a sacar el relleno y ya que hizo un boquete del tamaño de una coladera, grita: “¡Qué poca madre! ¿Quién hizo este hoyote en la sala?”.

Me dan ganas de ir a Palacio Nacional a preguntar si hay algún adulto que esté a cargo, pero tengo miedo de que me contraten como nana del Presidente. ¡Sereno, moreno!
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5