×
Eduardo Brizio
Eduardo Brizio
ver +
El ex árbitro profesional conoce el comportamiento del futbolista dentro y fuera del campo de juego. Gusta de escribir de forma amena las innumerables anécdotas que su paso por el futbol profesional le ha dejado, claro, sin dejar a un lado la crítica y el comentario puntual cuando un tema polémico está en el aire. Siempre va en favor de la libertad de palabra y acción. Correo Electrónico: [email protected]

" Comentar Imprimir
22 Febrero 2010 04:23:47
Sergio Bernal cumplió 500 partidos y sólo tres rojas
Nació el 9 de febrero de 1970, bajo el signo de acuario y según el calendario chino (pienso yo) “en el año del puma”, por lo que su piel es dorada y su sangre azul.

Es orgullosamente hecho en CU, ya que, desde los 10 años ingresó a Pumitas.

Debutó bajo los tres palos frente a los Leones Negros, en el Jalisco, entrando de cambio sustituyendo a Adolfo Ríos al minuto 60, el 2 de mayo de 1989, recibiendo, ése día, el primer gol en su contra por conducto Gilberto Plasencia, cuando agonizaba el partido y los universitarios caían por la mínima diferencia.

Ha sido un jugador ejemplar, dedicado, profesional y buen compañero. Baste decir que solamente lo han expulsado tres veces en su larga y fructífera carrera.

La primera vez, lo botó José Antonio Garza y Ochoa, en el Tecnológico jugando en contra de los Rayados. La segunda, Armando Archundia Téllez, en casa, contra los camoteros del Puebla y por último Mauricio Morales, en un juego ante el Atlas, en 2003.

Ya adivinó usted, estimado lector, me refiero nada más y nada menos que a Sergio Arturo Bernal Hernández, cancerbero del equipo representativo de nuestra máxima casa de estudios, quien ayer completó 500 partidos. ¡Parece fácil!

Cuatro veces ha saboreado las mieles de coronarse campeón de Liga en el balompié mexicano, todas ellas por supuesto… con los Pumas.

Aunque debemos mencionar que alguna vez fue cedido a préstamo al Correcaminos, el equipo tamaulipeco se encontraba en la Primera A, por lo que esos encuentros no cuentan para la marca que hoy impone como el jugador de Pumas con más partidos defendiendo la casaca felina. Igualmente es menester mencionar que 11 de los 500, los jugó con el equipo de La Franja.

Pero las mejores atajadas que ha hecho en su vida, las hizo al traer al mundo a la luz de sus ojos: Regina, la mayor y los gemelitos María Luisa y José Rafael, quienes sin duda se sienten orgullosos de que su héroe y progenitor, sea un ejemplo a seguir, para propios y extraños, en cuanto a: constancia, empeño y educación se refiere. Sin duda un símbolo para todos los que llevamos tatuado en el corazón: “Por mi raza hablará el espíritu”.

Baste mencionar que siempre ha luchado con tesón, tratando de izar siempre airoso el pendón victorioso de la Universidad, cubriendo así de gloria, su nombre (Sergio Bernal)… inmortal.



Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5