×
Eduardo Brizio
Eduardo Brizio
ver +
El ex árbitro profesional conoce el comportamiento del futbolista dentro y fuera del campo de juego. Gusta de escribir de forma amena las innumerables anécdotas que su paso por el futbol profesional le ha dejado, claro, sin dejar a un lado la crítica y el comentario puntual cuando un tema polémico está en el aire. Siempre va en favor de la libertad de palabra y acción. Correo Electrónico: [email protected]

" Comentar Imprimir
07 Diciembre 2009 04:50:11
Sería el acabose
La Máquina recibió ayuda arbitral en tres goles; qué pasaría si el beneficio hubiera sido para América

La maldición del Superlíder se hizo presente ayer en el Nemesio Diez, para que los Rayados avanzaran a la gran final del Torneo de Apertura del balompié mexicano.

Desde la serie anterior, frente a San Luis, se dio a notar que los choriceros no las traían todas consigo y de milagro eliminaron a los Gladiadores.

Mención especial merece el cancerbero regiomontano Jonathan Orozco, quien bajó la cortina y tuvo una sobresaliente actuación en la serie.

Pese a que muchos jilguerillos lo aclaman y afirman que es un fenómeno, para mi gusto terminó dándole la razón a Javier Aguirre (de no convocarlo a la Selección), porque Antonio Naelson Sinha demostró que es un jugador ratonero y muy semejante al carrizo… sin corazón.

En la otra semifinal, Cruz Azul y Monarcas Morelia nos ofrecieron un segundo tiempo trepidante.

La estrategia la ganó Enrique El Ojitos Meza, al minuto 40, al ingresar a Javier El Chuletita Orozco, cambiando el planteamiento, logrando arrebatar la iniciativa y desarticular la táctica a los purépechas.

Muy importante la falla de Hugo Droguett cuando todo indicaba que el dos a cero era inminente. Eso se conjugó con otro desacierto de FernandoEl Pollo Salazar, quien le regaló la pelota a César Villaluz, para que provocara la falta que daría origen al segundo gol azul, terminando así con los sueños de la monarquía.

Fue el silbante Paul Delgadillo quien puso la nota discordante, al no sancionar unas manos de Huiqui al minuto 16, que bien pudieron cambiar el rumbo de la serie, si se marca el penal y se expulsa al defensor cementero, como me parece, era mandatorio en esa situación.

Creo que es una total irresponsabilidad de la H. Comisión de Árbitros el haber designado a un silbante que tenía seis semanas sin pitar.

Ya es escandalosa la manera en que los hombres de negro han beneficiado a La Máquina celeste durante la Liguilla.

Contra Puebla en la Angelópolis, Gerardo Torrado metió la mano en uno de los goles que debió ser anulado y se tuvo que ir a bañar temprano al ver la segunda amarilla. Asimismo, el penal sobre El Jimmy, fue un obsequio del silbante.

A la vuelta, el primer gol por conducto de César Villaluz, era un fuera de juego flagrante. De los siete goles pitufos, tres estuvieron viciados.

Imagínense por un momento, estimados lectores, que todas los yerros arbitrales que sin duda le han dado una manita al Cruz Azul, hubieran ocurrido en similares circunstancias, pero a favor del América. La verdad sea dicha, no quiero ni pensar qué se estaría diciendo en estos momentos… sería el acabose.

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5