×
El Espectador
El Espectador
ver +
Columnista Político

" Comentar Imprimir
25 Julio 2010 04:00:10
Si no ayudas, no estorbes
De las tres entidades del país que resultaron afectadas por el huracán “Alex”, Coahuila se convirtió en la primera en recuperarse de la devastación.

El meteoro lastimó el noreste mexicano, pero a diferencia de Nuevo León y de Tamaulipas, aquí las autoridades izaron la bandera blanca y una vez superada la contingencia, está en marcha y avanza con celeridad la etapa de reconstrucción de las zonas lastimadas.

Lo anterior viene al caso si se considera que en un lapso de dos semanas, regiones completas del estado, como la Carbonífera, pasaron de estar inmersas en el desastre a la recuperación y eso no se logra con facilidad, sobre todo si se toman en cuenta factores como el de los recursos económicos necesarios para enfrentar la crisis.

El Gobierno de Coahuila no escatimó recursos y, mientras la Federación valoraba la magnitud del problema desde la capital del país, cientos de brigadistas, la mayoría voluntarios, salieron a las calles para poner a salvo a la población, resolver las necesidades de los damnificados y posteriormente realizar las tareas de limpieza y reconstrucción.

En el levantamiento de la contingencia también ha sido determinante la participación de los gobiernos de los municipios afectados.

Sin embargo, no todos han hecho lo correcto y mientras unos trabajan jornadas completas, hay otros que lejos de ayudar, estorban, y pretenden capitalizar el dolor ajeno como activo político.

PRIMERA LLAMADA… PRIMERA: Los diputados locales del Partido Acción Nacional se dieron cuenta del desastre una semana después de que la gente tuvo que abandonar sus viviendas para salvar su vida. Fue hasta entonces cuando se decidieron a viajar a los municipios afectados, pero al hacerlo, su interés se fincó en lo electorero, no en lo social.

Los panistas se entrevistaron con algunas familias particularmente vinculadas con su partido y aprovecharon para recordarles la importancia de que respalden al albiazul en futuros procesos electorales.

entre Quienes también pretendieron capitalizar políticamente la tragedia estuvieron el diputado federal Jesús Ramírez Rangel y el ex presidente municipal de Acuña y propietario del partido Unidad Democrática de Coahuila, Evaristo Lenin Pérez Rivera, quien debería estar más preocupado por rescatar el organismo político que le heredó su padre, don Evaristo Pérez Arreola y que él se ha encargado de pulverizar.

Como ejemplo de esto último se puede citar el hecho de que la fracción parlamentaria de UDC haya desaparecido del Congreso del Estado ante la renuncia de sus dos integrantes, los diputados Jesús Contreras Pacheco y Javier Fernández Ortiz.

SEGUNDA LLAMADA… SEGUNDA: Superar la contingencia por las pasadas inundaciones no fue tarea fácil y en el recuento de los daños surgen cifras que ayudan a dimensionar el tamaño del desastre.

Las autoridades estatales y municipales tuvieron que habilitar 53 albergues para alojar a 28 mil damnificados que, a dos semanas de la crisis, en su mayoría han podido regresar a casa y, en el menor de los casos, se encuentran de manera provisional con familiares o en casas rentadas por las autoridades.

Durante una semana, una tercera parte del territorio estatal estuvo incomunicado por vía terrestre, pero la Secretaría de Obras Públicas y Transporte del estado consiguió rehabilitar la carretera estatal número 20, de tal forma que la ruta entre el norte y el resto de la entidad se sigue por Nueva Rosita y Palaú.

De manera provisional, 40 mil personas quedaron sin los servicios de agua entubada y energía eléctrica, situación que ahora se encuentra normalizada al 100% y, en cuanto al número de viviendas con daños, los datos son reveladores.

Un saldo de mil 971 casas se perdieron por completo, la mitad de ellas en Sabinas y Nueva Rosita, y otras 9 mil 825 viviendas tuvieron daños parciales.

Hubo 18 mil 988 familias que si bien mantienen sus casas, perdieron los muebles y enseres.

Otros datos: el Gobierno del Estado terminará por entregar 18 mil 72 refrigeradores y 17 mil 774 estufas; 48 mil 963 colchones, 14 mil 436 comedores y 9 mil 826 paquetes de material de construcción. Además se canalizarán a fondo perdido 25 millones 197 mil 290 pesos a 629 comercios y pequeñas empresas para que reinicien sus operaciones y así reactivar la economía de los municipios afectados.

A más de 7 mil mineros que quedaron sin empleo debido a que las inundaciones imposibilitaron la extracción de carbón, se les entregan becas para su manutención, en tanto se reactivan las operaciones de los pozos y tajos. El apoyo sumará en total 28 millones de pesos.

En el campo las afectaciones son cuantiosas. Nueve mil 188 hectáreas de sorgo, maíz, alfalfa y hortalizas se perdieron por la riada y las autoridades estatales están en proceso de terminar con la entrega de semillas para resiembra. Además se perdieron 5 mil 955 cabezas de ganado y se espera que el Gobierno federal participe en una mezcla de recursos con el Estado para reponer el daño.

Hubo 369 escuelas afectadas en su infraestructura. El costo de las reparaciones será de 40 millones, de los que la Federación prometió aportar 22 y a partir de este próximo lunes en los municipios afectados se instalarán módulos donde los ciudadanos podrán hacer trámites gratuitos para reponer documentación, como actas de nacimiento, de matrimonio, certificados escolares y cartillas sanitarias.

El huracán “Alex” hizo que Coahuila enfrentara su peor tragedia, considerando la cantidad de daños, los cuales ascenderán a más de mil 800 millones de pesos.

Sin embargo, como lo señaló el gobernador Moreira en una reunión con el presidente Calderón, “fue más fuerte nuestro temple y coraje norestense, fue más fuerte nuestra unidad, que las tormentas y más fuerte la generosidad de miles de mexicanos que se desprendieron de lo material para apoyar a nuestro pueblo”.

TERCERA LLAMADA… PRINCIPIAMOS: Frente a esto, Guillermo Anaya Llamas decidió anticiparse a cualquier plazo y se encuentra en plena campaña electoral.

El senador panista está haciendo todo por apropiarse de la candidatura para gobernador y como su principal activo político presume su presunta cercanía con su compadre, el presidente Felipe Calderón.

A lo largo de la semana, el legislador del PAN ha tratado de llamar la atención pública, de ganar de manera barata la nota en los periódicos y los espacios en radio y televisión y, de paso, distraer a las autoridades estatales de los trabajos que realizan para reconstruir los municipios afectados por “Alex”.

Anaya ha estado lanzando respingos en contra del gobernador Humberto Moreira Valdés, tratando de afectar la estabilidad política que prevalece entre el profesor y el presidente Calderón, pues en sus alcances, no le conviene que haya tersura en la relación institucional de ambos mandatarios.

A Guillermo Anaya le interesa que a Coahuila le vaya mal y que el Gobierno del Estado siga sin el respaldo de la Federación, pues llegado el momento, pretende aparecer como factor único de enlace con los beneficios del Gobierno federal.

Pero por más cercanía con el presidente Calderón, el senador debe tener claro que al final de cuentas los ciudadanos no olvidarán su lejanía, su desapego a la problemática social y que ha estado ausente en ésta y en el resto de las tragedias naturales y accidentales que Coahuila ha enfrentado y superado.

Hoy la ocasión amerita la frase: “Si no ayudas, no estorbes”.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5