×
Eduardo Castañeda Sarabia
Eduardo Castañeda Sarabia
ver +
Eduardo Castañeda Sarabia es originario de la Ciudad de México(1976) Periodista, devenido maestro, columnista, arreglista y compositor, empresario restaurantero y crítico cinematográfico-musical. Mitad capitalino, mitad regiomontano, escribió seis años para el diario Reforma, ofreció cátedra durante un año, y llenó estómagos por el resto de sus días en El Hijo de la Tostada, el restorán de su propiedad".

" Comentar Imprimir
07 Septiembre 2008 04:00:00
Si no es adolescente, absténgase
No me causa especial gracia la comparación de música, cine o televisión mexicana o latinoamericana con algún producto anglosajón, y se jacten de decirle que es lo mismo, pero región 4. Pero ahora, comienzo a hallarle el sentido filosófico a tal afirmación.

“High School Musical: El Desafío”, cinta musical para y sólo para adolescentes, surge de un programa de televisión, y un casting para elegir a sus protagonistas. Entonces, los renglones dedicados a la actuación, los eliminamos de esta reseña, porque no existen: todo es mover labios y
sonreír.

El filme cuenta con su buena hechura, cortesía de un equipo de producción mayormente argentino. El esfuerzo por que no se note el toque sudamericano es mayúsculo, pero con sus sutiles guiños: vea un programa de “La Lola” y me entenderá.

Por más que traté de interiorizar, no logré descubrir que es lo que más me irritó de la cinta: lo bobo, naive y pastoso de la trama; lo estereotipado de los personajes (todos bien peinados, talla cero, vestidos a la moda, sin espinillas, aburridamente clasemedieros), o sus musicales, sosos a morir.

Considerando que es un proyecto de Disney, que defiende desde sus cintas animadas de los 50 que la magia, el destino o una canción puede salvar un reino o a un adolescente, se entiende que la trama sea blanca y sin giros retorcidos en la
historia.

El peso de TV Azteca, coproductor del proyecto, también se deja sentir, con su planilla de actores y sugerencia de locaciones y sentido del humor.

Recuerdo haber reído en la primera entrega de “High School Musical”, la original. Los actores tenían espíritu, carisma, el guión está bien trabajado. Pero en la contraparte mexicana, el protagonista masculino, Cristóbal, no genera simpatía y/o empatía, simplemente no conecta.

Que a sus hijos el filme va a gustarle, estoy seguro de eso. Que le pedirán que les compre el soundtrack, seguro lo harán. ¿Pero sabe qué? Sólo hay una canción que me hizo mover los pies, y es un cover de “Dime Ven“, de Motel.

Quería elaborar una comparación entre “Vaselina” y “High School Musical: El Desafío”, pero me hubiera parecido sacrílega establecer cierta similitud. Simplemente, en los 70 había una moda establecida, y ahora, sólo hay un fetiche por ropa Abercrombie y American Eagle.

Para terminar, pensé que el desa-grado por el filme era sólo mío, el grinch cinematográfico de Saltillo, pero no, la sala de Cinemark guardaba silencio, las risas eran mínimas. Y cuando medio cine concuerda, es que el filme cojea, y de ambas piernas.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5