×
María del Carmen Maqueo Garza
María del Carmen Maqueo Garza
ver +
Coahuilense, médico pediatra, apasionada de la palabra escrita. Desde 1975 ha sido columnista en diversos periódicos regionales. Bloguera a partir del 2010. Participa activamente en el Taller literario “Palabras al viento”. Tiene varios libros publicados. Inquieta por la problemática social, en particular la relativa a nuestros niños y jóvenes. Sus colaboraciones invitan a asumir que la resolución de esos problemas es tarea común para todos. Su blog: https://contraluzcoah.blogspot.com/

" Comentar Imprimir
14 Abril 2019 03:40:00
Silencios que matan
Acabo de terminar el libro Beautiful Boy, obra testimonial de David Sheff, que narra su experiencia como padre de un hijo drogadicto. La trama, a ratos desgarradora, conserva sin embargo, aún en los peores momentos un rayo de esperanza, por encima de las terribles mareas y contramareas que genera la adicción a sustancias tóxicas. Tal es el caso del chico, quien inicia a temprana edad fumando mariguana, y más delante prueba las metanfetaminas con las cuales queda “ganchado”.

La adolescencia es un tema que me apasiona. Esa etapa de la vida que, si para los hoy mayores tuvo turbulencias y agitaciones, para los adolescentes actuales debe de resultar como un viaje a través de un hoyo negro (ahora que sabemos cómo se ven y cómo funcionan). Los chicos se someten a una cantidad de estímulos que vuelven el asunto de ser adolescente en un juego de alto riesgo. A través de la exposición intensa y continua a la internet, entran en comunicación con diversos estilos de vida, lo que puede resultar funesto, en razón de su corta edad.

Algunos autores definen a la actual la Generación del Silencio. De igual manera, pero por otras razones, se llamó así a la generación de norteamericanos nacidos hace cien años, en tiempos de la Gran Depresión. La actual se ha denominado de este modo por el habitual mutismo de los individuos frente a la pantalla. En grupos humanos priva el silencio, metido cada uno en su mundo virtual, ajeno a lo que sucede en derredor suyo. En buena medida este tipo de conducta se replica dentro del hogar, convirtiendo a la familia en un sitio para satisfacer las necesidades básicas solamente, pues la convivencia ha dejado de formar parte de la interacción familiar. No es gratuito aplicar ese refrán popular que dice que la tecnología “acerca a los lejanos y aleja a los cercanos”.

Ahora bien, con relación a las adicciones, descubrí un autor ruso cuya claridad me impactó: Oleg Zikov preside una fundación que se dedica a los temas de alcoholismo y drogadicción. Él emite una propuesta en la que vale la pena detenernos a reflexionar: el problema de la adicción no radica en la oferta de drogas, el problema está en la persona. Esto es, cuando el individuo trae la formación desde su casa para evitar el uso de sustancias químicas adictivas, saldrá victorioso, sea cual fuere el ambiente en el cual se halle. Encuentro a Zikov con su gran verdad muy aislado, como si el resto del mundo no volteara a verlo o no quisiera tomarlo en cuenta. Siendo muy suspicaces, hasta podríamos suponer que hay muchos intereses económicos detrás de la venta y consumo de drogas, de manera que no resulta conveniente que Zikov se dé a conocer. “Libro una guerra silenciosa contra un amigo tan pernicioso y omnipresente como el mal”, menciona David Sheff en uno de los capítulos donde está a punto de darse por derrotado.

Zikov, atribuye las adicciones al “bienestar social”. Su planteamiento postula que se presentan en sociedades ocupadas por alcanzar niveles económicos elevados. Lograrlo implica encauzar el potencial humano a la producción, a expensas de sacrificar mucho de lo que la atención familiar requiere. El caldo de cultivo está en su punto: sociedades con gran poder adquisitivo conformadas por familias secuestradas por el medio laboral, que producen niños proclives a las adicciones. La adicción no es la enfermedad sino síntoma de una patología del alma, que se gesta desde la cuna.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5