0 1 2 3
×
4
Enrique Alvarez del Castillo
Enrique Alvarez del Castillo
ver +

" Comentar Imprimir
05 Marzo 2014 04:00:43
Sin final feliz
Escuchar Nota
Mientras todas las críticas y comentarios están dirigidos a los largometrajes y directores que contendieron en la reciente entrega de los premios Oscar, hay películas en cartelera que, si bien no son dignas de tal reconocimiento, generan su buena cantidad de dolaritos a las casas productoras.

Una de las cintas que crearon mucha espectativa, a pesar de que no se le hizo mayor publicidad previa, fue “Pompeya”, en donde aparece Emily Bowning quien es mejor recordada por su papel de Babydoll en la memorable “Sucker Punch”.

Comparte créditos con el actor mundialmente desconocido Kit Harington y Carrie-Ann Moss, quien encarnó a Trinity en “The Matrix”, y que pasa inadvertida cuando intrepreta a cualquier otro personaje.

Esta es una cinta basada en hechos reales, así que platicar el final no implica ningún spoiler, ya que todos conocen el trágico desenlace de los habitantes de esa ciudad de la penísula itálica del año 79 de nuestra era, pero lo que sí es digno de mencionar es el tono exageradamente cursi con el que se manejan los últimos minutos de la cinta, que parecen hacer una referencia involuntaria al melodramón por excelencia de “Titanic”.

Es una buena producción en cuanto al diseño, la fotografía y los efectos visuales, que al final es lo más rescatable de las casi dos horas que dura la función, bueno, también merece la pena ver de nuevo en la pantalla grande a Browning.

La banda sonora en ocasiones termina siendo lo más rescatable en una mala película, pero en este caso se queda muy por debajo de la parte visual que es muy buena, ya que Clinton Shorter, compositor de la música de la cinta, se encargó de elaborar un soundtrack por demás aburrido y repetitivo en donde la misma melodía se escucha una y otra vez durante la película, cual tormento chino.

Al final de todas las cuentas, “Pompeya” es una película dominguera, de esas que ayudan a pasar una tarde sin otra cosa mejor que hacer y cumple con su función de entretener a la audiencia, claro está que el público no soporta un “melodrama histórico” dos veces el mismo año.

Así que sólo nos resta esperar que al director británico Paul W.S. Anderson no se le antoje de nuevo hacer cintas de esta clase y se dedique a las historias de zombies, como las tres que ha producido en la saga de “Resident Evil”, más la sexta entrega a estrenarse en el 2015.
Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22