×
Isabel Arvide
Isabel Arvide
ver +
Periodista, ha colaborado en los principales medios nacionales desde 1976. Recibió el Premio Nacional de Periodismo en 1984, primera mujer en obtenerlo por opinión. Es conocida por sus comentarios políticos críticos, ha publicado novela, poesía erótica, crónica y entrevistas. Entre sus libros destacan, con más de diez ediciones vendidas, "La Decisión Presidencial" y "Asunto de Familia", ambos analizando la corrupta relación entre Manuel Camacho, Carlos Salinas de Gortari y Luis Donaldo Colosio. En "La Guerra de los Espejos" narra el conflicto armado de Chiapas desde la visión de los cuarteles militares, editorial Océano, noviembre de 1998. Por el mismo sello editorial publicó, en 1999, "La Sucesión Milenaria" analizando el proceso electoral que llevaría a la derrota del PRI. Fue la efímera directora del diario Summa, de la empresa Televisa, hasta el primer día de diciembre de 1994, de donde salió por el encabezado: "Decepcionó el Gabinete". Hasta junio del 2000 escribió una columna política diaria para Ovaciones. A partir de esa fecha colabora en el diario Milenio, así como en el semanario del mismo nombre. Su columna diaria se publica en 15 periódicos de provincia. Visite www.isabelarvide.com

" Comentar Imprimir
04 Diciembre 2008 05:00:30
Sin gafete
Suelen subirse a un ladrillo.

Y también terminan por caerse.

Poco ha cambiado en el uso y usufructo del poder presidencial.

Por eso es bienvenido, más que bienvenido diría, que Felipe Calderón tenga –todavía- conciencia de lo que sucede a su alrededor, especialmente en el espacio que dejó de ser “íntimo”.

Lo que se desprende de la entrevista que concedió a Javier Alatorre con motivo de su segundo año de gobierno.

Supongo que hubo un maratón de declaraciones presidenciales, donde era obvia la intencionalidad política, bien lograda por cierto, de comunicar ciertos temas candentes: La permanencia de Genaro García Luna en el Gabinete, la confianza al Ejército, la capacidad de enfrentar la crisis económica.
Esto fue una repetición eficiente en voz presidencial, con el agregado del asunto de Juan Camilo Mouriño, desde el dolor hasta la reivindicación política (nunca pensó en su renuncia) pasando por el “accidente” del Jet Lear.

Lo diferente, por eso hay que recuperarlo, estuvo en el aspecto humano que Alatorre consiguió colocar en las pantallas de televisión como algo muy diferente a sus competidores.

Ahí, relajado tal vez porque el entrevistador no le significaba agresión o reto algunos, Felipe Calderón nos describió la angustia de sus hijos.
Que es la misma de los nuestros, hijos y nietos, por la realidad compartida. Por la violencia que está presente en todos los medios de comunicación, por la realidad que da origen a esta expresión tan amarillista de la noticia. Sus hijos, como los de millones de mexicanos, tienen problemas emocionales al respecto.
Lo que a mi, ciudadana del montón, me tranquiliza en extremo. Simplemente porque Calderón sí tiene la capacidad, el poder, para hacer algo al respecto. Y porque esta angustia infantil habrá de estar presente en su quehacer cotidiano. Para bien de la República…

Otro tema especialmente cercano, por la sencillez con la que se expresó el Primer Mandatario, fue la manera en que la celebración de la Navidad, asunto de negociación familiar común a millones de mexicanos, tiene como referente en el esquema presidencial a quienes lo cuidan. Por eso, nos dijo en el noticiero de TV Azteca, decidió celebrar Nochebuena en Los Pinos y no en Morelia, con su mamá.

Que Calderón Hinojosa se preocupe de los cientos de militares y civiles que deben sacrificar su tiempo libre, su familia, su Navidad, es también un signo inequívoco de sensatez. No ha perdido el piso.

Como no llegó “loco” a Los Pinos, a diferencia de su antecesor hoy en el equívoco del Vaticano, no puede volverse más loco… pero sí podría olvidar su entorno, no darse por enterado de lo humano, creerse Dios, infalible, distinto al resto de los mortales. No es el caso, otra vez para bien de la República…

http://www.isabelarvide.com
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5