×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
20 Marzo 2020 03:50:00
Sin las ganas de celebrar el oro negro
Escuchar Nota
La confusión generada entre los mexicanos y así como la percepción de la falta de seguridad por parte del gobierno federal para poder enfrentar la pandemia del Covid-19 en nuestro país, ha hecho que no tengamos cabeza para nada, ni tema que no sea solamente la incertidumbre sobre el qué hacer ante el coronavirus o el cómo conseguir provisiones para enfrentarlo.

El miércoles pasado, es decir, el 18 marzo, se conmemoró el 82 aniversario de la Expropiación Petrolera en el país siendo un hecho histórico no solo para México sino también dejando un precedente a nivel internacional en donde los principales benefactores antes de esta lección eran las compañías Exxon y Shell quienes tenían al 100 por ciento como propiedad para explotar el oro negro para mantener la inversión extranjera que en su época fue necesaria para generar fuentes de trabajo.

Todo esto evidentemente después de la Revolución Mexicana y con la llegada del Presidente en turno, Lázaro Cárdenas al no conseguir la negociación para la mejora de las condiciones de vida para los trabajadores en las empresas extranjeras quienes se negaban inclusive a la formación de un sindicato para la defensa de quienes trabajaban ahí.

Ante el conflicto legal favoreciendo a los trabajadores mexicanos y el descontento de los empresarios extranjeros y al no querer acatar la orden de la Suprema Corte de Justicia amenazaron con el retiro de todo su capital, pero después de la nula negociación con la intervención del expresidente Lázaro Cárdenas y un acto de desconfianza de los extranjeros finalmente le puso fin se anunció la expropiación petrolera dando a conocer al país y al mundo que la industria pasaría en manos totalmente de los mexicanos y la única compañía nacional PETROMEX, fue absorbiendo las concesiones y no fue hasta en 1938 cuando se creó Petróleos Mexicanos. Su consecuencia fue el rompimiento diplomático del país con el Reino Unido, así como el embargo comercial, y retiro de su personal técnico. Estados Unidos dejó de adquirir petróleo y plata del país.

Para aquella época fue un gran logro para las condiciones en las que se encontraban los trabajadores mexicanos del petróleo siendo ésta la condición principal que dio origen a la expropiación petrolera, más que la justificación diplomática sobre la amenaza en el artículo 27 constitucional. Sin embargo, desde entonces ni PEMEX y ni algún otro organismo gubernamental ha sido capaz de poder explotar al máximo el potencial del recurso natural como en la investigación y desarrollo de la petroquímica para el desarrollo de crear nuestra propia gasolina y sus derivados.

En años anteriores existía ese fervor para conmemorar el Día de la Expropiación Petrolera en donde se veía un pequeño esfuerzo para fomentar la cultura cívica en nuevas generaciones con concursos de oratoria organizados en los Congresos del Estado en las 31 entidades del país, así como las instituciones educativas en donde era muy común este tipo de actos o la representación de maquetas.

Pero poco a poco se fue perdiendo ese entusiasmo cívico dejándolo en el olvido en donde fue pasando a un día ordinario. Ahora lo único que nos interesa es saber todo sobre la nueva pandemia.

Un panorama totalmente diferente en donde la nostalgia del petróleo mexicano se ha visto envuelto como el estandarte para partidos políticos ante una reforma energética impuesta por el gobierno federal de la administración pasada que de nada ha sirvió o mucho menos se vio reflejado en los bolsillos de los mexicanos sino todo lo contrario, es decir, continúan los gasolinazos sin importar quién o qué partido esté al frente del país como el actual Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien también prometió la recuperación del oro negro y pasar al siguiente nivel para explotar la petroquímica para dejar depender de otras naciones en el producto del combustible.

Petróleos Mexicanos ha sufrido muchos robos que ahora le llaman escándalos desde su estructura administrativa, sindicato y carencia de transparencia en donde uno de los más sonados fue el “Pemexgate”, otro con el fraude de la Oceanografía y en esta administración actual el “Huachicolero”.

Bajo este esquema y con un alto costo para los consumidores de este energético que es un recurso no renovable, así como sus derivados; realmente no hay nada que celebrar o conmemorar. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018) http://www.intersip.org

Imprimir
COMENTARIOS