0
×
1
Joel Almaguer
Joel Almaguer
ver +
Inició sus estudios en la Universidad Autónoma de Coahuila, donde tuvo como maestros a Gerardo Monjarás y en sus últimos años al reconocido pianista regiomontano Gerardo González. Ha desarrollado su actividad musical como pianista en danza y como acompañante de cantantes principalmente. Ha participado en musicales como pianista. Imparte diplomados en historia de la música para la UAdeC. El año pasado vivió en Francia donde tuvo oportunidad de compartir su talento musical. Música Sobre Ruedas es un proyecto que ha desarrollado para compartir música en espacios públicos. Actualmente también es miembro de la Orquesta Filarmónica del Desierto donde participa activamente en el Coro Filarmónico. [email protected]

" Comentar Imprimir
04 Noviembre 2018 04:00:00
Sinfonía 6, Bruckner
La sala de conciertos comienza a llenarse. Los asientos se van llenando mientras un rumor casi eclesiástico invade el recinto. Estoy sentado detrás de la orquesta, apenas unos metros delante del lugar del director. La emoción me invade, pero como es regular en mí, no brinco de la emoción. Incluso parece que me diera igual estar en un lugar y un momento semejantes.

Pero no. Por dentro experimento un silencio que escucho desde fuera. Me observo desde fuera de mí viviendo ese momento que está por iniciar. Mudo, sólo atino a mirar frente a mí a todas las personas que se dan cinta en el teatro.

Hoy veré a Sir Bernard Haitink dirigir el concierto para piano y orquesta número dos De Ludwig van Beethoven. Además, como obra principal la sexta sinfonía de Anton Bruckner.

Nada puede ser trivial esta noche. Las sinfonías de Bruckner son una especialidad de Haitink. Si bien la sexta sinfonía es una obra poco famosa en comparación a otras del compositor austriaco, no es una obra menor.

La riqueza tímbrica es innegable, la belleza melódica de no pocos de sus pasajes nos arrebatan. Toda la obra, de principio a fin, a lo largo de sus cuatro movimientos, no deja de sorprendernos.

Pero no nos adelantemos, antes de llegar a Bruckner el maestro Sir Bernard dirigirá a Beethoven. El segundo concierto tiene mucho carácter, sin embargo aún no se revela en toda su magnitud el Beethoven romántico.

El concierto comienza y luego de un recibimiento efusivo y reverencial, Sir Bernard Haitink levanta la batuta para dirigir con toda la energía y precisión el concierto para piano. La técnica interpretativa del pianista es enorme. La orquesta es un solo organismo que reacciona a la mirada del director. Las cuerdas están en total sincronía tímbrica, tonal, expresiva. Es no menos que turbadora la belleza del sonido orquestal. Con Bruckner no lo será menos.

Casi 90 músicos en escenario ante la energía de Sir Bernard quien con 90 años tiene la energía sobrada para dirigir una obra de casi una hora de duración. Al final, luego de toda la revelación que acabamos de experimentar, el público estalla en aplausos. Gritos de emoción y aplausos caen como ofrenda ante la orquesta que dio todo de sí esta noche.

La sinfónica de Chicago, dirigida actualmente por Riccardo Muti, es una de las más renombradas orquestas de la historia y yo tuve la oportunidad de presenciar por qué tiene su lugar asegurado en la historia musical.

Álbum de la semana: Sinfonía 6, Bruckner. Bernard Haitink.
Imprimir
COMENTARIOS


9

  • 1 2
  • 0
4 2
6 7
8 9 0 1 2 90 91 92 93 94 95