×
Lulú De Koster.
Lulú De Koster.
ver +
Lulú De Koster es periodista, egresada de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UAdeC (1995). Ha sido Premio Estatal de Periodismo, colaboradora en redacciones de periódicos locales, editorialista, productora y conductora en medios de comunicación electrónicos. Actualmente es integrante del Consejo de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción (Coahuila) y los comentarios aquí vertidos son a nombre de la autora.

" Comentar Imprimir
05 Febrero 2020 04:05:00
Sociedad Civil
Escuchar Nota
Los espacios de participación ciudadana son una clara muestra de los contrapesos necesarios en una sociedad democrática y de equilibrios, aunque a nivel nacional y desde la Presidencia de la República no sea el discurso lo que mejor acompañe a la figura ciudadana en la toma de decisiones, los grupos de sociedad civil organizada, periodistas, académicos, empresarios y activistas, impulsan discusiones que buscan incidir en la toma de decisiones.

Corresponde a la población prepararse cada vez más, documentarse e informarse sobre las legislaciones, informes, acuerdos, avances, acceso a colegiados y las convocatorias abiertas que permiten la ocupación plena de estos espacios, desde donde se construyen las propuestas de mejora para las autoridades y los gobernados. Un colegiado es sinónimo de pluralismo, porque el objetivo es impulsar un desarrollo participativo y conjunto.

La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) señala en un texto titulado Participación Ciudadana en México: Consejos Consultivos e Instancias Públicas de Deliberación en el Gobierno Federal, auspiciado por los investigadores Felipe Hevia, Samana Vergara-Lope y Homero Ávila Landa, señalan que la importancia de exponer, discutir, argumentar ideas y tomar decisiones es central en instancias colegiadas y de participación ciudadana.

Los grupos en estos términos se caracterizan por buscar un intercambio de ideas y argumentos, por pensar y discutir colegiadamente temas de interés colectivo, y no imponer ideas desde una visión, criterio o vivencias de una persona. De ahí lo importante de la integración de equipos multidisciplinarios en las designaciones, pues finalmente las posturas se nutren desde experiencias diversas que hacen más robusta la discusión y las votaciones.

El trabajo colegiado permite valorar desde varias aristas las propuestas y proyectos que puedan surgir de las áreas de oportunidad que arrojan las estadísticas, análisis, estudios, sesiones de trabajo que se tienen con las oficinas involucradas en el tema del que se hable y en el que esté colaborando como grupo de participación ciudadana.

Colegiar las ideas y las propuestas que representarán el trabajo conjunto, es un principio fundamental cuando las y los integrantes buscan avanzar en las acciones prioritarias, transparentadas y medibles.

La ruta de un grupo de participación ciudadana que busca incidir en la mejora de la calidad de vida para la comunidad surge del consenso, el diálogo abierto, de la rendición de cuentas y la comunicación permanente al interior y hacia el exterior del grupo. Así lo advierten quienes son expertos en el tema.

La opción de integrar la visión ciudadana en la toma de decisiones no es una moda. Es una exigencia social en busca los contrapesos que toda administración requiere. La colegialidad y la integración de activistas, empresarios, académicos, sociedad civil organizada, periodistas, etcétera, es un deber de las autoridades y es obligación ciudadana conservar estos espacios.


Imprimir
COMENTARIOS