0
×
1
Jorge A. Meléndez
Jorge A. Meléndez
ver +

" Comentar Imprimir
02 Noviembre 2019 04:07:00
Sofía, ¡te necesitamos!
Hace poco visité Hagia Sofía en Estambul, la espectacular iglesia construida por el emperador Justiniano en el siglo 6. Dice la historia que 10 mil obreros la terminaron en apenas seis años.

Durante el Imperio Otomano fue convertida en mezquita, por lo que a fin de cuentas es una mezcla interesantísima de dos religiones.

Bueno, pues literalmente Sofía es sabiduría: es su significado etimológico griego. Fue venerada por los judíos y los cristianos. Hay múltiples referencias a ella en la Biblia. Y, claro, la espléndida Hagia Sofía es un tributo a la sapiencia.

Hablemos hoy, pues, de Sofía. De la tan necesaria sabiduría en los tiempos de la sinrazón. En la era de la hipercomunicación y las redes sociales, donde reina la polarización, la mentira y la exageración.

En los tiempos de líderes populistas de derecha y de izquierda que ganan adeptos con promesas mentirosas que ignoran a la lógica. Con curas mágicas que luego irremediablemente fallan estrepitosamente. Empecemos por lo básico, definiéndola.

Según el diccionario Webster, sabiduría es la habilidad de discernir cualidades y relaciones, sentido común, conocimiento científico o filosófico acumulado y las enseñanzas de personas sabias. Aquí ya lo he comentado. Para mí la sabiduría parte de dos fuentes básicas: educación y experiencia. Ah, y no es transferible: es específica. Se puede ser sabio en algunas cosas y un neófito en otras.

Y, sin embargo, educación y experiencia no bastan. Quizá te haya tocado ver a personas educadas y expertas actuar estúpidamente. Es fácil que el éxito fomente la arrogancia. Y la arrogancia es enemiga íntima de la sabiduría.

¿Qué otras cualidades debe poseer una persona sabia? Revisemos algunas recetas, empezando por 15 consejos del sitio MoneyCrashers:

1. Se educan. Aprenden constantemente.
2. Son disciplinados. Difícilmente pierden el control.
3. Admiten sus errores y aprenden de ellos.
4. Ejercen paciencia.
5. Aceptan recomendaciones. Sobre todo de expertos.
6. Pueden enfrentar rechazo y fracasos.
7. Saben que el control es interno. No culpan a terceros.
8. Los guía la sabiduría y no la riqueza.
9. Conocen sus prioridades.
10. Son confiables y mantienen la calma.
11. Toman riesgos calculados.
12. Le sacan jugo a sus relaciones, a su network.
13. Viven de acuerdo a lo que ingresan.
14. No pagan el precio completo.
15. No desperdician dinero (o recursos).

Repasemos ahora las 10 cualidades que sugiere el blog El Camino de la Sabiduría: cultivan su conocimiento, son compasivos, escuchan bien, no se conforman, mantienen su mente abierta, enfocan su sabiduría a problemas específicos, reflexionan, mantienen el buen humor, no son egoístas y están dispuestos a actuar.

Sí, Sofía es muy necesaria hoy en día. Sin ella, la única transformación posible es para mal. Para estar mejor cuando estábamos peor...

Posdata. Llegó la parca con su PIB de espanto a llevarse a Andrés Manuel al camposanto. No importaron sus otros datos, ahí yace –junto con México– desde hace rato.


EN POCAS PALABRAS...

“¿Quién será sabio? El que aprende de todos”.
Benjamin Franklin
Imprimir
COMENTARIOS


9

1 2
  • 3 4
  • 0
6 7
8 9 0 1 2 90 91 92 93 94 95