×
José Guadalupe Robledo Guerrero
José Guadalupe Robledo Guerrero
ver +

" Comentar Imprimir
22 Marzo 2020 04:10:00
Solidaridad con quienes nos cuidan en esta pandemia
Escuchar Nota
Ayer me habló un trabajador de la salud, amigo confiable y conocedor de su sector. Sumamente disgustado me contó: ayer en la tarde, en el Hospital General del ISSSTE, se reunieron con los directivos las jefas de enfermería, las enfermeras suplentes y representantes del sindicato, para quejarse que no tenían equipo para trabajar con los casos sospechosos de contagio de Covid-19, principalmente cubre bocas especiales N95, caretas y batas especiales para revisar a los pacientes infectados.

La preocupación y el miedo por la situación, es que médicos, enfermeras y personal que tiene contacto con los pacientes en riesgo no cuentan con protección alguna, ni protocolos para atender a estos pacientes. Y por si eso fuera poco, las suplentes de enfermería no tienen derecho a servicio médico.

La reunión en el Hospital General del ISSSTE arrojó pobres resultados: Los directivos invocaron la ética y la vocación profesional de enfermeras, médicos y trabajadores, para que siguieran atendiendo a los pacientes en esas condiciones laborales, sin la mínima protección. También les aseguraron que sí había los equipos que demandaban, pero mi interlocutor afirmó “No los hemos visto”, y señaló que hace un par de días, supieron que había equipos de protección, pero cuando los buscaron no los encontraron, porque los había escondido “para que no se los robaran”.

En la reunión también se logró un acuerdo: que las enfermeras suplentes que se contagiaran tendrían derecho a servicio médico. ¡Qué generoso y humanitario acuerdo! Por mi parte terminé preguntándole su opinión sobre la situación, y con franqueza señaló: “Si los ciudadanos tienen miedo, imagínate como estaremos nosotros, médicos, enfermeras y trabajadores que tenemos que lidiar diariamente con los casos sospechosos de Covid-19”.

Dio una muestra de su preocupación: El viernes pasado, el personal de Urgencia atendió a un paciente con los signos del contagio de Covid-19, le hicieron la prueba y salió positivo. Sin saber el resultado, el personal que atendió al contagiado se fue a sus casas o a laborar en otro hospital, como lo hacen muchos trabajadores de la salud. ¿Qué pasó con ellos? No lo sabe.

También aclaró que para las pruebas que detectan el contagio del Coronavirus, el gobierno federal determinó que el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE) era el único autorizado para realizar las pruebas, y señaló que como complemento el gobierno de Coahuila habilitó un laboratorio estatal para realizar dichas pruebas.

Compartió otra preocupación: “No nos están informando la realidad de la pandemia, pues los casos de contagio detectados en los hospitales privados no los cuentan en las cifras que le dan a conocer a los ciudadanos”.

Según mi interlocutor: “Del Coronavirus nadie se libra, niños, jóvenes, adultos y ancianos, aunque hay sectores de mayor riesgo como diabéticos, hipertensos, obesos, con enfermedades cardiovasculares y mayores de 60 años”, y asegura que en esta contingencia la distancia que debe haber entre dos personas es de dos metros. Recordó que en China murieron 15 médicos menores de 60 años, y pidió que la ciudadanía se solidarizara con los profesionales de la salud, porque si médicos y enfermeras se contagian, el problema se agudizará porque no habrá quien atienda a los enfermos.
Imprimir
COMENTARIOS