×
Verónica Marroquín
Verónica Marroquín
ver +

" Comentar Imprimir
12 Enero 2020 04:08:00
Somos libres, sí, pero responsables del resultado de nuestras decisiones y actos
Escuchar Nota
QUERIDOS AMIGOS: me encuentro bendecida que Dios me permita estar con ustedes nuevamente, compartiendo temas de su interés, reflexiones, conocimiento y experiencias de vida que les ayuden a tener una mejor calidad de vida, al despertar de la conciencia.

Hay tanta falta de conciencia en el ser humano, andamos como robots, como si no tuviéramos vida... como si realmente quisiéramos no estar, y eso puede ser falta de amor a sí mismos. Verán, cuando una persona no se cuida, es por falta de conciencia, es decir, vive en automático, y eso lo convierte en autómata, ¿porqué?Pues bien, una persona que no se cuida en general, que no come, o sí come, come de más, o no es nutritivo, hablando de mayores de edad, que en teoría tienen la madurez suficiente para alimentarse adecuadamente, pero no lo hacen. Los motivos pudiéramos decir que son muchos, y sí, pero realmente no ha despertado de su inconsciencia de que no alimentarse sanamente, le puede provocar algunas enfermedades y llevar a la muerte.

Otras formas serían, el tomar bebidas alcohólicas que llega al punto de actuar aun más inconsciente, pasarla mal (cruda) que sería lo menos grave, y entre comillas, ya que de ahí se pueden desencadenar problemas graves de salud, llegar a una congestión alcohólica, por ejemplo, también sin duda alguna, provocar accidentes por venir alcoholizado que puede cobrar tu vida, y la de otros inocentes que sí tienen la responsabilidad y conciencia de sus actos, que vienen bien. Puedes dejarlos lisiados de por vida, cambiándoles a muchos la vida, y no para bien, sino convertirla en una tragedia. Lo menos es que se pierdan cosas materiales, podrán decir algunos “muy mi camioneta, mi carro, etcétera”. Pero, y los daños civiles, esos los pagamos todos con nuestro dinero, y si se incurre en faltas legales, habrá que pagar las facturas de nuestras acciones, sería lo correcto. Y así, vamos por la vida diciendo una cosa y haciendo otra, las incongruencias de la vida. A veces Dios nos da según das oportunidades para que nuestra conciencia despierte y hagamos un cambio en nuestro interior, reflexionemos, ¿qué beneficio tengo yo de los excesos de todo tipo? Nada, amigos queridos, solo tragedias, y repito, no solo a nosotros mismos, sino a los demás, a nuestras familias y seres amados. Teniendo vida podemos escribir otra historia a partir de esa nueva oportunidad, nadie estamos en este mundo de gratis, todos tenemos una función especial, vayamos por ella.

Despierta. A un adolescente podemos entender que la irresponsabilidad de su edad lo lleva a actos sin conciencia, pero ya a un adulto con sus facultades mentales, sanas, no se vale. Y con esto de ninguna manera eximo a los adolescentes de sus responsabilidades civil y moral, obviamente.

Los invito nuevamente a que miremos adentro de nosotros mismos, qué hemos hecho hasta el día de hoy que han puesto en peligro nuestra propia vida y la de los demás por esa falta de conciencia aún. Hasta los pensamientos negativos nos pueden llevar a una depresión y si no se atiende, ser mortal. Y digamos que si así fuera, pudieran pensar pues: es mi vida finalmente, y sí, pero tienes familia, padres, hermanos, hijos, pareja, amigos que te aman, y el dolor para ellos de tu partida sería desgarrador, así que vayamos reflexionando, ¿qué vida llevo? ¿Qué excesos estoy teniendo? Incluso manejar a alta velocidad es otro factor determinante, así estemos sobrios, imagínate cuando se combina alcohol y velocidad... ya sabemos los resultados tan atroces que resultan. Y si tú que me haces el honor de leerme, y estás teniendo una segunda oportunidad de vida, si te has salvado al provocar un choque, si no te estás alimentando sanamente, si no estás cuidando tus pensamientos, tus sentimientos, no estás cultivando tu espíritu, aún tienes vida, y eso es maravilloso, es un bello regalo que tienes la obligación de cuidarte y de cuidar tu vida. También el caer en una enfermedad por no cuidarnos, encadenamos a nuestros seres queridos a que nos cuiden y dejen de tener una vida mejor.

De verdad amigos queridos, cuidemos lo que pensamos, lo que comemos, lo que sentimos, cómo actuamos, todo ello repercute positivo o negativo en nosotros y en los demás, sí, somos libres, pero como somos seres sociables, y que sí dependemos de los demás para muchísimas cosas, no podemos ser tan egoístas e inconscientes de no pensar dos veces si nuestras acciones nos harán daño y por consiguiente a los demás.

Siempre una decisión sabrás que es correcta cuando al tomarla te da paz y tranquilidad. Si no es así, por favor no lo hagas. Lo mejor de la vida es tener la conciencia tranquila, todos hemos cometido errores, es de humanos, pero si ya me di cuenta del mal, si ya estoy ahora consciente de mis errores, evolucionemos, a eso venimos.

Te mando un abrazo de luz y amor. Su amiga Verónica, hasta la próxima, Diosito por delante.
Imprimir
COMENTARIOS