×
Isabel Arvide
Isabel Arvide
ver +
Periodista, ha colaborado en los principales medios nacionales desde 1976. Recibió el Premio Nacional de Periodismo en 1984, primera mujer en obtenerlo por opinión. Es conocida por sus comentarios políticos críticos, ha publicado novela, poesía erótica, crónica y entrevistas. Entre sus libros destacan, con más de diez ediciones vendidas, "La Decisión Presidencial" y "Asunto de Familia", ambos analizando la corrupta relación entre Manuel Camacho, Carlos Salinas de Gortari y Luis Donaldo Colosio. En "La Guerra de los Espejos" narra el conflicto armado de Chiapas desde la visión de los cuarteles militares, editorial Océano, noviembre de 1998. Por el mismo sello editorial publicó, en 1999, "La Sucesión Milenaria" analizando el proceso electoral que llevaría a la derrota del PRI. Fue la efímera directora del diario Summa, de la empresa Televisa, hasta el primer día de diciembre de 1994, de donde salió por el encabezado: "Decepcionó el Gabinete". Hasta junio del 2000 escribió una columna política diaria para Ovaciones. A partir de esa fecha colabora en el diario Milenio, así como en el semanario del mismo nombre. Su columna diaria se publica en 15 periódicos de provincia. Visite www.isabelarvide.com

" Comentar Imprimir
30 Octubre 2008 04:00:53
¿Son ineptos o corruptos?
El único, primera persona del singular, responsable de los ríos de corrupción que corren por la Procuraduría General de la República se llama Eduardo Medina Mora.

Porque es él, otra vez en singular, quien ha cobrado su sueldo cada mes como procurador general.

Y si en lugar de estar jugando a los golpes bajo la mesa, o de estar dedicado a la intriga palaciega hubiese hecho su chamba no habría habido la contaminación extrema de la SIEDO.

Porque ahora, hace pocos meses, semanas casi, cuando quisieron penetrar sus estructuras para “rescatar” al hermano de Arturo Beltrán Leyva. Porque fue bajo su mandato cuando esta organización criminal recibió aviso de los operativos en su contra a cambio de muchos miles de dólares.
Es el ahora, el hoy, lo inmediato lo que debe ocuparnos.

¿O qué no el “Mochomo” llevaba en el bolsillo de su pantalón papeles confidenciales de la SIEDO cuando fue detenido por el Ejército?
Y en esto, en la detención realizada por militares incorruptos y perfectamente organizados, en el mayor sigilo, hay que hacer doble hincapié.

Lo cierto es que el procurador Medina Mora “olvidó” completamente las normas de seguridad vigentes, los exámenes de confianza, los controles internos.
Como ciudadano uno tiene el mayor derecho a dudar, a desconfiar de sus razones. Sin embargo, sin conceder, aceptando que no haya habido intencionalidad corrupta alguna en esto, la responsabilidad del funcionario público es idéntica.

El delito se llama omisión. Y también la religión católica lo castiga.

Porque es un pecado mayor, en plena guerra, cerrar los ojos a lo que es evidente. ¿Cómo justificar que no se haya hecho una sola visita domiciliaria a la casa de uno de los funcionarios de mayor responsabilidad en la SIEDO, Miguel Ángel Colorado alías “El viejito del cielo”? En cuya mansión en el Estado de México, en el mismo fraccionamiento donde viven muchos militares por cierto, estaban estacionados automóviles y motocicletas de lujo.
Colorado se confió a un extremo que habrá que investigar en sus raíces, porque es de niños imaginar siquiera que tuviese un BMW y un Mercedes comprados en efectivo en su garaje, o que conservase los números de cuentas en el extranjero, los recibos de sus gastos con “sexoservidores” como dice la información de la PGR.

Otro tanto sucedió con Fernando Rivera, el otro funcionario detenido, a quien se le dieron curso tras curso en seguridad nacional, con el subsecuente acceso a información vital.

Ante eso solamente la ceguera, intencional o de torpeza extrema, puede explicarnos su impunidad.
Como le dijeron a su contraparte, ex amigo, rival y objeto de su saña inmensa, en la Cámara de Diputados: ¿Es corrupto o inepto?..
http://www.isabelarvide.com
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5