×
Voces de la Región
Voces de la Región
ver +
Zócalo se preocupa por tener a sus lectores al tanto de la economía y cómo afecta sus finanzas, por lo que este espacio es una ventana dedicada a economistas locales para expresar sus puntos de vista sobre la economía estatal, nacional e internacional. Asimismo opinan sobre sucesos financieros e indicadores de interés general como la inflación, los precios del petróleo y la paridad peso-dólar, entre otros.

" Comentar Imprimir
03 Agosto 2015 04:00:35
‘Sospechosismo’ sobre subastas de dólares
Finalmente las oscilaciones en el mercado cambiario nacional que llevaron al peso a una caída libre en su cotización frente al dólar, provocaron reacciones entre los altos círculos de la clase política y el sector empresarial.

Si bien es cierto que ya se hacía necesaria la intervención de la Comisión de Cambios, lo que preocupa es el contexto y la falta de consistencia entre esta y otras medidas, cuando la lógica indica que deberían ir en la misma dirección.

Pero vayamos por partes. El hecho de que se haya ampliado el margen de maniobra para la intervención en el mercado cambiario, viene respaldado por la trayectoria que ya empezaba a ser preocupante en la paridad peso-dólar, cuando los fundamentales económicos del país no dan para una caída de ese tamaño.

La advertencia de la Canacintra de una eventual y probable alza en los precios a causa de la apreciación del dólar y el hecho de que la inflación se encuentre históricamente en su nivel más bajo, pudo ser factor para que se tomaran medidas y evitar que se saliera de control una de las pocas cifras que tiene el Gobierno para presumir en materia económica, después del informe en materia de pobreza dado por el Coneval.

Sin embargo, hay elementos que generan muchas dudas. El mismo día que la Comisión de Cambios dio a conocer el nuevo mecanismo de intervención, la Junta de Gobierno del Banxico emitió su comunicado de política monetaria, dejando inalterada la tasa de interés.

¿Por qué intervenir directamente en el mercado cambiario subastando dólares, en lugar de hacerlo de una manera “más limpia” mediante incrementos en la tasa de interés, vía política monetaria, para atraer capitales?

Quizá la respuesta, como ya lo han sugerido algunos pocos pero muy agudos analistas, radica en los beneficios que estas medidas anunciadas en el mercado cambiario le reportarían a Hacienda.

Justamente el mismo día, el 30 de julio para ser precisos, del anuncio de la Comisión de Cambios y en que el Banxico daba a conocer el comunicado de política monetaria, la Secretaría de Hacienda difundía su tradicional Informe sobre la Situación Económica, las Finanzas Públicas y la Deuda Pública, correspondiente al primer semestre de 2015.

En esta publicación se informaba que Hacienda captó recursos extraordinarios por un monto aproximado de 34 mil millones de dólares por el remanente de operación del Banco de México, correspondiente al ejercicio 2014.

Por ley, si el banco central incurre en una ganancia operativa en su función de acumulación de reservas (compra de dólares) en épocas de dólar barato y posteriormente vender dichos dólares cuando éstos se encarecen, ésta deberá reportarse a Hacienda, conociéndose este concepto como remanente de operación del Banco de México.

Apostarle a subir el monto de dólares a subastar, disminuyendo el porcentaje de depreciación requerido para que se active el mecanismo de subasta de reservas, pero sin tocar la tasa de interés para estabilizar al peso, es lo que deja dudas sobre la estrategia elegida.

¿Será que Hacienda está presionando al Banxico para subastar dólares ya que le está gustando eso de recibir recursos por su remanente de operación?

Si esto es así, entonces la autonomía del banco central y el pésimo diseño de la Comisión de Cambios en la cual Hacienda lleva mano sobre el Banxico, cuando debería ser al revés, estarían siendo exhibidos en todo su esplendor.

Coordinador de carreras jurídico-administrativas de la Universidad La Salle Saltillo.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5