×
Eduardo Castañeda Sarabia
Eduardo Castañeda Sarabia
ver +
Eduardo Castañeda Sarabia es originario de la Ciudad de México(1976) Periodista, devenido maestro, columnista, arreglista y compositor, empresario restaurantero y crítico cinematográfico-musical. Mitad capitalino, mitad regiomontano, escribió seis años para el diario Reforma, ofreció cátedra durante un año, y llenó estómagos por el resto de sus días en El Hijo de la Tostada, el restorán de su propiedad".

" Comentar Imprimir
31 Agosto 2008 12:07:00
Su único defecto es su título ‘Una guerra de película’
No sé a usted qué opinión le merezca Ben Stiller. Para mí, es de los pocos actores que puede soportar una comedia de humor físico, y a la vez, con gestos y buenos parlamentos, sostener una película.

Además de sus geniales Zoolander (2001) y La Dura Realidad (1994), Stiller se anota un 10 con “Una Guerra de Película”, horrible título para una excelente parodia a todos los filmes de guerra, tan amados por los estadounidenses.

La premisa es bastante sencilla: un grupo de actores se prepara para filmar una costosa cinta bélica, pero todo sale de control, y lo que comenzó siendo una simple película, termina siendo una batalla real y campal en el infernal Vietnam.

Pero a eso, súmele actuaciones realmente hilarantes, y abiertas burlas a Russel Crowe, Robin Williams y Harvery Weinstein, a la industria del Blue-Ray, y se encontrará con una cinta de violencia media, pero carcajadas al por mayor.

Pelotón, Cara de Guerra, Apocalipsis Ahora, Nacido el 4 de Julio, ninguna se escapa: sin hacer copias burdas, Stiller se burla sutilmente de material glorioso en la historia del material de cine bélico, en esa herida aún abierta que representa Vietnam para nuestros vecinos al norte.

No le recomendaría llevar a sus niños a ver este filme, de humor descarado y desfachatado, pero adolescentes y adultos de criterio, sentido del humor y un palmo de frente, se divertirán a lo grande con este producto, que al parecer fue una de las grandes comedias que no tenían reservados los estudios cinematográficos para el 2008 que ya agoniza.

John Toll se luce con una cinematografía delirante, y Theodore Shapiro nos conduce musicalmente por una jungla llena de peligros. Stiller, a su vez, como protagonista y director, da muestras de conocer, y bien, su oficio detrás de cámaras: hay errores de continuidad y de ritmo, pero es entendible en una cinta de tales dimensiones.

Las actuaciones merecen párrafos de atención: Robert Downey Jr. se roba la película en su caracterización de un comandante de raza negra; brilla Matthew McConaughey como el asistente de Ben Stiller, y por Dios, no quisiera echarle a perder la sorpresa, pero que alguien me diga a quién le vendió su alma Ben Stiller para conseguir a Tom Cruise, que se muestra desatado en el papel más hilarante de su carrera.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5