×
Alberto Rojas
Alberto Rojas
ver +

" Comentar Imprimir
02 Agosto 2020 03:10:00
Sueños
Escuchar Nota
Buen día .¿Oiga compadre y si los coahuilenses nos independizamos de México que al cabo ya son muchos estados que así lo queremos?, preguntaba don Juan entre copa y copa mientras instalaba su mandíbula en la palma de su mano derecha la cual conectada con el brazo descansaba en la barra de céntrico bar bohemio monclovense.

Cállese compadre, cierre esa boca, respondió Lencho mientras apuraba los tragos de cerveza al tiempo que hundía y hurgaba con su mano derecha lo más profundo de su bolsillo para consultar si acaso podía pagar la siguiente ronda. Se escuchó el tintineo de algunas monedas, pero ya no había presupuesto.

Mire usted compadre, insistía don Juan mientras dirigía su mirada hacia el dueño del bar con intenciones que adivinara un a solicitud crédito que nunca llegó. Con una columnilla de humo empujada por un cigarro, el cuadro era patético, acaso se recordaban rostros sonrientes del pasado, eso ya quedó atrás.

Cerca, muy cerca, la radiola expulsaba lo mejor de Pedro Infante, rolas patrocinadas por un octagenario que sonreía sin acompañantes, no dejaba de mover los labios con la mirada hacia un ventanal que ofrecía vista a la calle V. Carranza.

100 años de soledad

El cuadro hacía recordar mis constantes e incansables visitas a la obra maestra de Gabriel García Márquez; “Cien años de Soledad” y asomarme a la redacción y los trabajos de Paco Taibo II, otro genio de la literatura.

Bajo un frío decembrino que ahuyentaba gente de las calles hace tres años, el enorme coloso español nacionalizado mexicano gigante de las letras dobló el codo en la calle Guerrero de Monclova con el profe Céspedes para calentar la garganta al echarse sus copas de tequila, casi les amanece.

Retornando al bar monclovense de fin de semana, calor que obligaba a comparar Macondo de Gabriel García Márquez con Monclova, pero que no derrite alegrías mientras el estruendo de bolas de billar se escucha hasta la calle, el tabernero limpia vasos y en pantalla por You Tube la Serie Mundial 2019, poca hojas desprendidas del calendario pero nostalgia que quema el alma por el Covid.

Maestrísimo don Gabriel García Márquez, pensaba, mientras el tabernero enviaba la mirada hacia la puerta principal escaneando posible ingreso de consumidores. Nada de eso, entonces limpiaba con esmero la barra ante la ausencia de parroquianos. El dueño tiene que monitorearlo, la ociosidad en el empleo, es pasaporte a lo indecible.
¿Compadre, pero por qué quiere usted un Coahuila como país independiente?, cuestionó somnoliento don Lorenzo mientras consultaba su reliquia de reloj ferrocarrilero el cual llevaba encadenado a su bolsillo al más puro estilo rielero de Ciudad Frontera, aún traía la llave para los cambios de vía.

Catástrofe

Mire usted, explicó Juan el octagenario, “en México cada hora cierran 7 negocios, 13 mil 700 personas están en riesgo de perder el empleo, 256 se infectan de coronavirus, 1386 ingresan a la pobreza extrema, 20 son ejecutados por el crimen organizado, Pemex pierde 257 millones de pesos, CFE pierde 50 millones de pesos y todo esto también cada 60 minutos”.

¿Y que sugiere compadre?, “pues estamos en riesgo de desaparecer como país, hay un gobierno que como pilares para evitar el colapso expide becas que AMLO copió a Carlos Salinas de Gortari cuando aquellos créditos a la palabra, Solidaridad”.

“A su vez el pelacas lo refriteó a Miguel Alemán Valdés, pero ya no hay recaudación fiscal con qué sostener eso, no hay IVA debido a que no hay consumo, y el ISR de hecho ya no existe porque millones de trabajadores han quedado en la calle”.

Hasta mañana
Imprimir
COMENTARIOS