×
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
18 Septiembre 2018 04:07:00
Te voy a extrañar
¿Qué tan difícil es formar un corazón con las manos? Pues ni eso pudo hacer Enrique Peña Nieto en su último grito de Independencia. Antes me indignaba nuestro Presidente, luego me daba lástima y hoy, de plano, ya me provoca ternurita. Como dice Ricardo O’Farrill: al pobre cabrón no le sale nada bien. Desde que no supo decir el nombre de tres libros cuando era candidato, su Gobierno ha sido una colección de tropiezos digna de Mr. Bean o tal vez de Chespirito.

Se casó con “La Gaviota” que porque le daba buena imagen, y gracias a ella el expediente de la Casa Blanca se convirtió en un escándalo.

Invitó a expertos internacionales a participar en las investigaciones sobre los 43 de Ayotzinapa, ¡y terminaron echándole la culpa a él y no a los narcos!

Trajo a Donald Trump a México, para que le bajara a sus ataques como candidato y lo único que obtuvo fue más groserías del gringo y, pa colmo, el desprecio de los mexicanos.

¿Le sigo? Quiso darle al PRI una imagen más ciudadana y menos corrupta, por lo que postuló a José Antonio Meade a la Presidencia. Meade obtuvo la peor votación que ha obtenido un priista.

Logró sacar al PAN de Los Pinos y le va a entregar la Presidencia a Andrés Manuel López Obrador.

Y el sábado pasado, en la ceremonia del Grito de Independencia se quiso ver muy millennial saludando al público con la señal de un corazón, ¡y no supo hacerla! Si no has visto las fotos, te cuento que, en lugar de juntar los pulgares apuntando hacia abajo y flexionar el resto de los dedos para formar el dichoso corazón, Peña puso el índice sobre el pulgar, el otro pulgar sobre el anular, cruzó el codo sobre la rodilla, se mordió la oreja y lo único que logró fue algo parecido a un jitomate. O a Plutón. O a la cabeza de un perro bóxer. Vaya, hasta podría decirse que formó con las manos un conejo o un barco, pero nunca un corazón. Aunque sea por eso, te vamos a extrañar Enrique Peña. Por todo lo demás, no.

La Constitución

Muy molesta, le dice una señora a su marido:

–¿Por qué tú estás flaco y yo estoy gorda si comemos lo mismo, viejo?

–Es por nuestra constitución.

–¡¡¡Ah, chingá!!! ¿Y en qué artículo dice que yo debo ser la gorda?

Ayer entró en vigor la primera Constitución de la Ciudad de México, con lo que la capital, se supone, dejará de ser una entidad de segunda para equipararse al resto de los estados. Así que, fuereños, ya no podrán hacernos menos a los chilangos.

La flamante Constitución tiene algunos artículos polémicos, otros escandalosos y algunos realmente interesantes. Veamos cinco de ellos.

1. El primer artículo establece claramente que las quesadillas pueden ser con o sin queso. Ya no está a discusión el asunto. A partir de ahora, la ley respalda que se les llame quesadillas, y no tacos, aunque no tengan queso.

2. Cualquier tipo de comida puede meterse entre dos panes. La constitución chilanga eleva a rango de ley el derecho de todos los habitantes de esta ciudad para hacer tortas de lo que les venga en gana. Además, la torta de tamal se convierte en especie protegida y emblema de la ciudad.

3. Se aprueba el uso de mariguana medicinal, pues solo estando pacheco se puede vivir en esta ciudad tan caótica.

4. Se vuelve obligatorio el acucarachamiento. Todos los fuereños que vengan a vivir a CDMX, tendrán que pasar por dicho proceso de volverse cucarachas debido a la contaminación del aire, al agua medio potable, a las bacterias en las comidas corridas y al hornazo en el Metro. Hasta ayer acucaracharse era opcional, hoy es requisito indispensable quien quiera vivir aquí.

5. Queda estrictamente prohibido que los fuereños que residan en la capital se burlen de los chilangos cuando estos se quejen del frío, el calor o las lluvias. En aras de la sana convivencia, ya nadie podrá decirle a los chilangos: “¡No seas chillón! Calor los 40 grados que se sienten en Monterrey”; “¡Uy!, ¿con este frío te tapas? No aguantarías ni media hora en Chihuahua una mañana de enero”; “¡No sea choto, chilango! Esto es un chipichipi. Si quieres ver lluvias en serio, te llevo a Villahermosa”.

¡Nos vemos el jueves!
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5