×
Jorge A. Meléndez
Jorge A. Meléndez
ver +

" Comentar Imprimir
21 Diciembre 2019 04:04:00
Telescopios y microscopios
Escuchar Nota
“Vale la pena examinar las oportunidades con un telescopio. Están ahí, pero lejos. El telescopio te ayuda a enfocarlas y a encontrar cómo alcanzarlas. Es fácil encontrar un telescopio si lo buscas.

“Y vale la pena ver los problemas con un microscopio. Para no intimidarse por aquello que amenaza tus sueños, para mejor examinar sus partes. Entender qué lo compone para quitarle su poder”.

Una gran reflexión de Seth Godin, uno de mis microautores (escritos pequeños, pero profundos) favoritos. Ideal ahora que estamos cerca de cerrar un año y empezar un capítulo nuevo.

Empecemos por el lado positivo, el de las oportunidades. ¿Cómo encontrarlas? Parece obvio, pero primero hay que buscarlas.

En un mundo hipercomunicado y disruptivo es bien fácil perderse en la hiperactividad. En atender las innumerables peticiones sobre nuestro tiempo en el trabajo y en la vida.

Terminar tan ocupado que el tiempo transcurre de una tarea a otra, mientras que otro aprovecha nuestro ajetreo. Es cuestión de observar a nuestro alrededor: las oportunidades ahí están. Si no las tomamos, alguien más lo hará. ¿Qué hacer?

Primero, hacer una pausa para contestar esta pregunta: ¿Qué funciona y qué no funciona en mi vida? En el trabajo, en la familia, en la salud, etc. Una respuesta detallada puede esconder las oportunidades.

En lo que funciona estarán áreas a reforzar para así dar más valor agregado en la chamba, para progresar, para estar más satisfecho, para ser más feliz, etc.

Pero las áreas débiles también están llenas de oportunidades, sobre todo si están en aspectos clave. El impacto marginal de mejorar un poco en algo importante puede ser muy grande. Ah, y se notará mucho.

Si ya se identificaron las oportunidades habrá que poner manos a la obra. Para el trabajo, respondiendo este tipo de preguntas:

¿Qué tanto estoy aprendiendo y qué más puedo aprender?

¿Qué oportunidades de progreso existen? ¿Dónde? ¿Quién las aprovecha y cómo? ¿Con quién me puedo relacionar para acceder a ellas?

¿Cómo está la relación con el jefe y cómo la puedo mejorar? ¿Qué tan bien posicionado está mi jefe? ¿Qué otros jefes tienen buenas perspectivas y cómo puedo relacionarme con ellos?
De las respuestas pueden derivarse acciones específicas. OJO, con enfoque. Un plan de 50 medidas es igual de malo que uno con solo una. Uno es pichicato, el otro soñador.

Algunas armas potenciales para cumplir estas acciones pueden ser:

1. Aprendizaje y capacitación. Específica y en áreas relevantes.

2. Apropiarse de tareas organizacionales que den oportunidad de relacionarse con muchas personas y, sobre todo, con jefes. A veces pequeñas tareas rutinarias esconden grandes tesoros.

3. Mejorar networking. Tip práctico: hacer favores pequeños, pero relevantes puede cimentar las redes organizacionales.

En el aspecto personal, este tipo de cuestionamientos ayudan a encontrar oportunidades: ¿Cuál es mi capacidad de ahorro? ¿Qué tan saludable es mi vida? ¿Cuál es el balance de mis relaciones afectivas? ¿Tengo tiempo para mi persona y para distraerme y divertirme?
¿Disfruto la vida análoga (¡la real!) o todo mi mundo es digital?

Pasemos a los problemas. El triste pan nuestro de muchos días. Te propongo un plan de tres partes para usar el microscopio:

a) Enlístalos. De la forma más específica posible y por áreas: trabajo, familia, finanzas, salud, relaciones, etc.

b) Dimensiónalos y jerarquízalos. Detalla sus consecuencias, determina la gravedad y la temporalidad de las mismas y ordénalos en importancia actual y futura.

c) Atiéndelos. Encuentra sus causas raíz. Identifica posibles avenidas de solución.
Identifica recursos propios y de terceros necesarios para resolverlos. Crea un plan de ataque. Recluta aliados y recursos. Monitorea el avance y ajusta en el camino.

Ojalá que te sirvan estos apuntes para que el 2020 sea mucho mejor que el 2019... ¡ah, y peor que el 2021!

Por lo pronto, en esta Navidad y Año Nuevo te deseo que solo utilices telescopios para enfocar felicidad y descanso. Guarda tus microscopios en un cajón. Aquí nos vemos en enero si Dios quiere.

En pocas palabras...
“La vida es muy sencilla, pero insistimos en hacerla complicada”.

Omar Jayam, matemático persa
Imprimir
COMENTARIOS