×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
16 Noviembre 2019 04:00:00
Temor y desconfianza
Duele ver a México, nuestro México querido en las condiciones en que se encuentra. No solo es la inseguridad en la que vivimos por el temor de salir a las calles y no saber qué nos vamos a encontrar en ellas, sino que poco a poco nos hemos ido quedando sin protección.

Lo saben perfectamente las personas que han tenido la necesidad de ir a levantar un acta por alguna situación. Si hay un robo, asalto, violencia de cualquier tipo, hay que ir ante la autoridad para que se abra una carpeta de investigación.

Pasa el tiempo y si se presenta la persona afectada en la dependencia donde puso su denuncia, se da cuenta de que la “investigación” sigue dormida, porque ni siquiera ha sido agilizada.

La decepción llega acompañada de desconfianza.

El ciudadano vive el temor en carne propia, por más seguridad que crea tener o precauciones que tome. No pocas ciudades están enfrentando un problema de inseguridad muy grave, porque los delincuentes se sienten dueños de los espacios públicos.

Lo mismo agreden a un joven que a un adulto; a una persona de la tercera edad que a un niño.

La verdad es imperdonable que estemos viviendo estresados por una situación de inseguridad que está afectando a todos por igual, de una manera u otra. El ciudadano está en desventaja ante el delincuente, ya que a éste lo acompaña un arma que está dispuesto a usar.

Con las leyes que parecerían estar hechas para favorecer a los delincuentes, ellos se sientes más que protegidos.

No les importa si los pescan y los llevan detenidos. Encontrarán un juez, que ordene que lo liberen.

Habrá enojo por parte de la víctima, pero además el temor de represalias por parte del agresor, a quien le salen parientes, conocidos y hasta una madre que nunca lo educó ni le inculcó respeto hacia los demás.

Es realmente terrible que el temor nos acompañe y se agregue la desconfianza a autoridades.

La criminalidad ha ido en aumento. La autoridad cree que el ciudadano les cree cuando afirman que los delitos han bajado. No, lo que ha disminuido son las denuncias de los afectados.

¿Para qué denunciar? Si las leyes, parecería, que están hechas o acomodadas para liberar a quienes son una afrenta para la sociedad.

El ciudadano que no denuncia es porque considera que no solo pierde su tiempo cuando va a presentar su queja, sino que teme quedar expuesto a sufrir una nueva agresión.

El ciudadano ha ido perdiendo la confianza en las autoridades, en sus funcionarios y se justifica.

Considero que es legítima la desconfianza; nos han fallado al proteger al delincuente en lugar de ofrecerle seguridad a la víctima.

Denunciar una agresión es parte del deber de los ciudadanos para ayudar a las autoridades a esclarecer el delito y dar con los delincuentes. Son las autoridades las que, al fallarle a las víctimas, ya sea ignorándolas o exponiéndolas, las que hacen que la actitud de los quejosos haya cambiado.

Me pregunto ¿Cómo actuaría un juez si un hijo, la esposa o alguien muy cercano fuera agredido? ¿Abriría su carpeta de investigación para que durmiera el sueño eterno? ¿Movilizaría a todas las corporaciones para dar con los que cometieron el delito?

Lo ideal que se pensara en función de ¿qué pasaría si esto me ocurriera? ¿Cómo me gustaría que se actuara?

Podría asegurar que las excusas que se dan con frecuencia, como por ejemplo “salió por falta de evidencias” “No venía correctamente integrado el expediente y por eso se liberó”, dejarían de ser pretextos para poner a tanto delincuente en las calles.

Creo que bien valdría la pena considerar los derechos de las víctimas de la violencia y no otorgarles supuestos derechos a delincuentes. Para eso hay una balanza, para inclinarla hacia la justicia.
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)6
Imprimir
COMENTARIOS


7

9
  • 1 2
  • 8
4 5
6 7 8 9 0 70 71 72 73 74 75