×
Fausto Fernández Ponte
Fausto Fernández Ponte
ver +
Don fausto fernández ponte es poseedor de un impresionante y sólido currículum: 50 años de periodista profesional. Su opinión y columnas periodísticas son respetadas en ese ámbito, por el prestigio que a pulso se ha ganado, es considerado una autoridad en su campo. Además de corresponsal de guerra, ha entrevistado a jefes de estado y de gobierno de la talla de Lyndon B. Johnson, Richard M. Nixon, Indira Gandhi y William Clinton.

" Comentar Imprimir
15 Enero 2009 04:07:40
TLCAN, Migración y Obama
‘¡Obama, Obama, visa pa’tu tía y visa pa’la mía!’

I

La migración mexicana a Estados Unidos -que abarca a emigrantes e inmigrados en ese país- deviene del subdesarrollo económico y social de México y, ergo, del decrecimiento agudo de la economía.

Ese subdesarrollo se exhibe con acusado dramatismo en el desempleo abierto, el empleo informal o subempleo y la caída del valor del ingreso y, ergo, el abatimiento de expectativas.

Ello se traduce en desesperanza social (el “push factor”) que, en tándem con la omnipresente vecindad de México con EU, crea una fuerza de atracción -el “pull factor”- motiva al mexicano a emigrar.

Existen, sin duda, opciones alternativas a la de emigrar, pero ellas son discernibles únicamente al agotarse absolutamente toda instancia de de la relación dialéctica entre esperanza y desesperanza.

Por añadidura, esas opciones alternativas sólo son discernibles mediante una toma de conciencia colectiva que trascienda lo inmediato y lo urgente. Ello descarta por ahora vías revolucionarias.

Dígase de otro estilo que sin la existencia del “push factor” estadounidense las energías orbitales indispensables para cambiar por vía política o revolucionaria la realidad son desactivadas.

II

Esa exégesis del fenómeno socioeconómico y sociopolítico y, desde luego, cultural, de la migración es cuestionable, pero es obvio que su verismo se confirma a sí mismo día con día.

Volvamos al móvil que impulsa la emigración. También se muestra el subdesarrollo mexicano en la erosión constante del salario y el encarecimiento de los bienes de consumo necesario.

Así mismo, muéstrase ese subdesarrollo en la inexistencia de un régimen comprehensivo o amplio de seguridad social que alcance a los millones de excluidos y marginados en la ciudad y en el campo.

Existen, objetivamente, otros vectores y agentes concurrentes a la conformación de esa lacerante realidad, que tienen que ver con la psique colectiva y los atavismos culturales y la aculturación.

Pero el hecho motivacional emerge colosalmente insoslayable: se emigra huyendo de la exclusión y la desesperanza y se cae en un entorno que satisface urgencias básicas, pero que enajena al inmigrado.

La exclusión se ha acentuado tanto que la migración ha aumentado espectacularmente -medio millón de mexicanos emigra por año a EU- y ello, quiérase o no, determina la relación bilateral.

Mas no nos desviemos del ejercicio de lógica: ¿Qué ha acentuado la exclusión que impulsa a emigrar? La forma de organización económica y política prevaleciente desde 1982 a la fecha. En lo político no produce líderes formales representativos.

Esa forma de organización -o modelo- imperante es la neoliberal, guisa filosófica de dominación del Estado mexicano (y sus elementos constituivos) por el estadunidense, enser, éste, del poder real.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5