×
Jorge Dávila Flores
Jorge Dávila Flores
ver +

" Comentar Imprimir
01 Mayo 2018 04:00:00
TLCAN, se esperan buenas noticias en los próximos días
Hasta la fecha se han realizado siete rondas de negociaciones para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, de las cuales vale la pena realizar un breve recuento de los resultados obtenidos, las coincidencias y las diferencias que prevalecen entre los tres países que lo integran: México, Canadá y Estados Unidos.

La primera ronda, que dio inicio el 16 de agosto de 2017, arrancó con el intercambio de cifras y expectativas y la intención de estudiar alrededor de 30 capítulos, para identificar acuerdos y discrepancias y comenzar la elaboración de textos.

En la segunda ronda, en los primeros días de septiembre, se iniciaron las discusiones sobre diversos temas, como salarios, acceso a mercados, inversión, reglas de origen, facilitación comercial, medio ambiente, comercio digital, pómez, transparencia, anticorrupción, agro y textiles.

Durante la tercera ronda, entre el 23 y 27 de septiembre, se reportaron avances en telecomunicaciones, política de competencia, comercio digital, buenas prácticas regulatorias, aduanas, facilitación de comercio y anexos sectoriales y las partes intercambiaron ofertas de acceso a mercados para compras de Gobierno.

En la cuarta ronda, en octubre, se incorporaron temas más complejos, donde se expresaron divergencias. México consideró como inaceptables la aplicación de barreras a la importación de algunos productos perecederos mexicanos y canadienses por parte de Estados Unidos; cambios en las reglas de origen para la industria automotriz, en los que Estados Unidos propuso elevar su participación al 50% del contenido de cada vehículo y el regional (de los tres países) de 62.5 a 85%; vigencia quinquenal del tratado y la eliminación del capítulo para la solución de controversias.

Estados Unidos ha argumentado que su gran déficit comercial constituye una desventaja en el TLCAN, por lo que serían necesarios mecanismos para reducirlo; sin embargo, México y Canadá no están de acuerdo con esa apreciación, porque consideran que no es la forma correcta de valorar o medir los beneficios del comercio.

Al término de la quinta ronda, del 17 al 21 de noviembre, en la Ciudad de México, se informó que se obtuvieron avances en comercio electrónico, mejora regulatoria, telecomunicaciones, medidas sanitarias y fitosanitarias, medio ambiente, anticorrupción y facilitación comercial y aduanas.

En la sexta ronda, del 23 al 29 de enero de 2018, en Montreal, Canadá, se concluyeron los capítulos de corrupción y pymes; los anexos sobre tecnologías de la información y comunicación y el sectorial de eficiencia energética.

Al cierre de la séptima ronda, del 25 de febrero al 5 de marzo, se terminaron los capítulos de buenas prácticas regulatorias, transparencia, medidas sanitarias y fitosanitarias, así como los anexos sectoriales de químicos y fórmulas patentadas. Se registraron avances en los capítulos de comercio digital, telecomunicaciones, obstáculos técnicos al comercio y energía y el anexo sectorial de farmacéuticos.

Con relación al contenido regional del sector automotriz, Estados Unidos propuso tres segmentos:

a) Cumplir con un límite de contenido regional de 75% y sólo los países que tengan salarios mínimos equivalentes a 15 dólares por hora podrían manufacturar esas autopartes.

b) Los componentes alcanzarían un límite de 70% en la regla de origen de contenido regional.

c) Deben cumplir con un límite de 65% en las autopartes.

El Gobierno estadunidense ya aceptó abandonar la propuesta de imponer una regla de origen doméstica para que su contenido llegue a 50% de cada vehículo, mientras que información extraoficial del “cuarto de junto” señala que la industria automotriz mexicana posee capacidad para escalar a 70% en el contenido como promedio de todo el sector. Esto muestra que las posturas se han flexibilizado paulatinamente.

Con estos antecedentes, desde mi punto de vista, hay grandes posibilidades de que se concrete pronto la modernización del TLCAN, principalmente por tres factores:

1.- La gran presión que han ejercido grupos de poder político, económico y social de Estados Unidos sobre el presidente Donald Trump.

2.- La labor prudente y efectiva que han realizado el equipo negociador mexicano y los representantes de la iniciativa privada, todos liderados y coordinados por el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, defendiendo en todo momento los cinco principios básicos que planteó nuestro Gobierno: la defensa de la soberanía, mediante un diálogo con firmeza y dignidad; respeto mutuo al estado de derecho; visión constructiva, para alcanzar una negociación de ganar-ganar; imprimir dinamismo y competitividad a la integración de los tres países de Norteamérica y negociación integral con todos los temas sobre la mesa.

3.- La actitud propositiva y conciliadora que ha mantenido permanentemente el equipo negociador de Canadá a lo largo de estas negociaciones.

Adicionalmente, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, declaró que 10 capítulos del TLCAN ya están prácticamente cerrados y que durante la primera quincena de mayo podría haber buenas noticias para la actualización del acuerdo.

Hay que tener plena confianza y brindar todo el apoyo a nuestro equipo negociador para alcanzar la modernización del Tratado, en beneficio de los tres países que integran una de las regiones comerciales más poderosas del mundo.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5