×
Eduardo Brizio
Eduardo Brizio
ver +
El ex árbitro profesional conoce el comportamiento del futbolista dentro y fuera del campo de juego. Gusta de escribir de forma amena las innumerables anécdotas que su paso por el futbol profesional le ha dejado, claro, sin dejar a un lado la crítica y el comentario puntual cuando un tema polémico está en el aire. Siempre va en favor de la libertad de palabra y acción. Correo Electrónico: [email protected]

" Comentar Imprimir
21 Noviembre 2009 04:10:16
Triunfo sin sabor
El futbol está de luto, luego de la forma impropia con la que Francia logró el ansiado boleto para participar en Sudáfrica 2010

El futbol está de luto, luego de la forma impropia con la que Francia logró el ansiado boleto para participar en Sudáfrica 2010. Y cómo no iba a ocurrir así, si fue mediante una mano deliberada de Thierry Henry como se logró el gol que a la postre dejaría a Irlanda en el camino.

Esta triste situación tiene múltiples aristas y ha desatado la polémica a nivel mundial. Que la FIFA protege a los equipos grandes, que se debe repetir el partido, que se debe hacer uso de la tecnología, que se deben utilizar cinco árbitros en cada encuentro y todo lo que usted quiera.

Desgraciadamente, el máximo organismo que rige el futbol, con sus componendas e inconsistencias, ha dejado crecer la percepción de que no mide con la misma vara a chicos y a grandes, y que de acuerdo el sapo es la pedrada. Lo que ha dado lugar a la sospecha y la maledicencia en el caso que hoy nos ocupa.

Repetir el partido me parece inadmisible. Por un lado estaríamos hablando de una flagrante violación a la regla de juego, que claramente menciona que las decisiones del árbitro son inapelables y por el otro, sentaría un gravísimo precedente. Imagínense en el futbol mexicano, si esto se aplicara habría que repetir uno o dos partidos cada semana.

Efectivamente existe el nefasto antecedente en que se permitió la repetición de un partido Uzbekistan vs. Bahrein en 2005; pero todo parece indicar que en aquella ocasión se trató de un yerro técnico del silbante y no de uno de apreciación, como lo fue la mano de Thierry.

Por el otro lado yo soy un convencido de que más temprano que tarde, la FIFA tendrá que doblar las manitas, dejando de vivir en el pasado, haciendo uso de la tecnología en el futbol de élite, para solventar decisiones polémicas. Sobre todo, si tomamos en cuenta que tras más de 100 años, todavía nadie ha aprendido a aceptar el error arbitral como parte inherente al juego. El uso de más árbitros me parece impráctico, costoso y seguramente no sería la solución.

Cuando yo pensaba que la opinión pública se iba a volcar en descalificaciones para Thierry Henry, resulta que la discusión ha tomado otros cauces y pocos son los que ponen el dedo en la llaga señalando que fue un jugador sin escrúpulos el que provocó todo este desaguisado, dejando escapar una oportunidad de convertirse en un ejemplo para propios y extraños, si hubiera tenido la calidad humana de reconocer su falta, olvidando que: “Victoria sin honor… triunfo sin sabor”.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5