×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
08 Agosto 2019 03:50:00
Tu casa o cuello
Coopelas o cuellos
Zhenli Ye Gon

Ningún acusado ha sido más condenado en la corte de la opinión pública. En 2007, en la casa de Zhenli Ye Gon en Las Lomas, Ciudad de México, fueron encontrados 205 millones de dólares en efectivo, además de 17 millones de pesos, 201 mil euros, 113 mil dólares de Hong Kong, 11 centenarios y joyas diversas.

Las contradictorias explicaciones que ofreció el acusado no ayudaron. Primero dijo que el dinero le había sido entregado por un político, “Javier Alarcón”, quien supuestamente le advirtió: “Coopelas o cuello”. Muchos identificaron al político como Javier Lozano Alarcón, entonces secretario del Trabajo, pero el acusado no pudo ni recordar bien el nombre ni lo reconoció cuando se le mostraron fotos. Posteriormente sus abogados afirmaron que era común que los chinos, que desconfían de los bancos, guar-daran efectivo en casa.

A Zhenli se le acusó de importar ilegalmente pseudoefedrina, pero el producto se introdujo claramente identificado como tal y con el propósito declarado de producir medicamentos legales. Su laboratorio no era clandestino, sino una instalación farmacéutica de 14 mil metros cuadrados en Toluca.

Un tribunal de Estados Unidos exoneró a Zhenli en 2009, quien después comenzó un prolongado proceso de extradición por las mismas acusaciones que se habían presentado allá y que culminó en 2016. En estos últimos 10 años ha permanecido en cárceles de alta seguridad en Estados Unidos y en México. Hasta la fecha no ha sido hallado culpable por ningún tribunal. Hoy regresa a la atención pública porque el presidente López Obrador quiere subastar la mansión en la que se encontró su fortuna para pagar becas a los atletas mexicanos que han participado en los Juegos Panamericanos.

El Gobierno dice que puede subastar la casa porque fue declarada abandonada, ya que el acusado no hizo ningún esfuerzo por reclamarla después de que el inmueble y el dinero fueron incautados en 2007. La ley dice que el plazo para inconformarse por una incautación es de 90 días, a partir de la notificación, pero el abogado, Juan Luis Gómez Jardón, afirma que, hasta la fecha, no se le ha notificado formalmente, a pesar de que el Gobierno sabe perfectamente bien dónde se encuentra Zhenli porque lo tiene recluido en una prisión federal.

Yo no sé si Zhenli es culpable de lavado de dinero –aunque no entiendo cómo pueda serlo si tenía el dinero en efectivo en su casa–, delincuencia organizada o narcotráfico. Me parece inquietante, sin embargo, que si en Estados Unidos se le juzgó y exoneró en dos años, aquí lleve una década en la cárcel sin una sentencia.

La decisión de subastar la casa ya la ha tomado el Presidente, quien ha decretado hasta el destino del dinero: “Se va a licitar la casa como se acordó ayer [el martes] y sin violación a ninguna ley, es decir, no es un acto arbitrario”. ¡Qué bueno que el Presidente diga que no es una arbitrariedad!, aunque tengo la impresión de que esto lo debe decidir un juez. “Llueva, truene o relampaguee, se le va a dar el apoyo a los deportistas, regresando, a los deportistas que están en Perú, en Juegos Panamericanos”.

Nadie puede evitar las sospechas ante un individuo que tenía tanto efectivo en casa. Pero no olvidemos que en Estados Unidos fue exonerado y que en el proceso mexicano se le ha mantenido 10 años en la cárcel sin sentencia a pesar de lo mediático del caso.

Para que la confiscación y la subasta no sean un acto arbitrario, habría que esperar cuando menos una sentencia. Si no la hay, esto parece más bien un caso de: te despojo primero y luego viriguamos.



Recaudación

Arturo Herrera asistió este miércoles a la junta de Gobierno del SAT. El secretario de Hacienda la preside, pero hace 11 años que ninguno acudía. Por lo pronto, los ingresos tributarios reales subieron 4.4% en el primer semestre. No está mal para un año de desaceleración económica y sin nuevos impuestos.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5