×
Voces de la Región
Voces de la Región
ver +
Zócalo se preocupa por tener a sus lectores al tanto de la economía y cómo afecta sus finanzas, por lo que este espacio es una ventana dedicada a economistas locales para expresar sus puntos de vista sobre la economía estatal, nacional e internacional. Asimismo opinan sobre sucesos financieros e indicadores de interés general como la inflación, los precios del petróleo y la paridad peso-dólar, entre otros.

" Comentar Imprimir
01 Junio 2015 03:00:54
Uber, Schumpeter y la destrucción creativa
Por: Guillermo Garza de la Fuente
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) / @guillermo_garza


Por si fuera poca cosa el circo y alboroto protagonizados por los grupos de maestros beligerantes al vulnerar la estabilidad política y paz social, amenazando con boicotear el proceso electoral del próximo fin de semana, agréguele usted el asunto de los taxistas contra Uber.

Como se sabe, la empresa Uber ha venido a modificar por completo la estructura y operación del mercado de transporte urbano, mermando los ingresos de los taxistas en aquellas ciudades en las que ella y otras compañías con modelos de negocios similares están operando.

Contrario a la manera tradicional en que funciona el servicio de taxis, en la que el usuario tiene que esperar a encontrarse con una unidad para solicitar el servicio, con un chofer poco capacitado y manejando un vehículo en pésimas situaciones mecánicas y físicas, ahora el usuario de Uber puede elegir qué tipo de unidad abordar.

Mediante una aplicación con localizador satelital, el usuario Uber puede solicitar el servicio y el tipo de vehículo que desea. Esta solicitud llega a todos los choferes de la empresa que se encuentren cerca de la zona y cumplen con los requerimientos del cliente.

El usuario también evalúa en su aplicación el servicio del chofer. Por seguridad, los pagos se realizan mediante tarjetas bancarias y previo a recibir el servicio, en los que está incluida la propina. De tal manera, el cliente sabe con anticipación y sin ninguna desagradable sorpresa de última hora, cuál es la tarifa que se le va a cobrar al destino que solicita.

Como se puede apreciar, esto implica toda una revolución en el modelo de negocios de taxis, apoyado en las tecnologías de información, que han venido a cambiar las reglas del juego en muchos mercados.

Desde luego, algunas agrupaciones de taxistas, movidas por quién sabe cuáles intereses políticos o de otro tipo, se oponen tajantemente a este tipo de empresas y piden que el Gobierno les impida operar. Es otro caso de agrupaciones que tienen terror a competir y por la vía de las protestas o de la violencia piden que se les preserve su negocio.

En 1942, el economista y sociólogo de origen austriaco Joseph Schumpeter publicó el libro “Capitalismo, Socialismo y Democracia”, en el que destacaba entre otras cosas el término de “destrucción creativa”.

De acuerdo con este personaje, la destrucción creativa es el proceso mediante el cual, gracias a la innovación y el establecimiento de nuevas actividades económicas, van desapareciendo sectores empresariales obsoletos o con poder monopólico, ante el embate de las nuevas ideas.

La innovación, de acuerdo con Schumpeter, implica un proceso de destrucción creativa y es la fuerza motriz del crecimiento económico a largo plazo.

En los próximos días, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) analizará si Uber constituye una competencia desleal para los gremios de taxistas o no. Ojalá que la resolución vaya en el sentido correcto de proteger la libre competencia y no de preservar mercados con restricciones a la competencia.

Si los taxistas quieren condiciones parejas para poder competir deberían empezar por mejorar la calidad de su servicio y cobrar de manera transparente. Ellos, como los maestros y cualquier otro sector en la economía, deben estar sujetos permanentemente a una dinámica de destrucción creativa.

Coordinador de carreras jurídico-administrativas de la Universidad LaSalle Saltillo.

Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5