×
Luis Carlos Plata
Luis Carlos Plata
ver +
Luis Carlos Plata (Saltillo, 1984) es abogado (UAdeC), maestro (UPF, Barcelona) y candidato a doctor (URV, Tarragona), pero practica el periodismo desde hace 17 años, y su trabajo de investigación le ha merecido premios estatales e internacionales. Ha sido articulista de catorcenarios, revistas y periódicos del norte del país desde 2002, además de fungir como director editorial de medios de comunicación en Veracruz.

" Comentar Imprimir
01 Septiembre 2019 04:10:00
Un año de Morena: uno en México y otro, muy diferente, en Coahuila
Si a nivel nacional Morena conquista espacios políticos poco a poco, marca la agenda pública diariamente y mantiene un alto nivel de aprobación, pese a errores cometidos durante su primer año como Gobierno, en Coahuila los últimos 12 meses han sido de terror para su causa: le quitaron el Comité Directivo Estatal, perdió la representación legislativa local, y su presencia en la entidad -pese a controlar las delegaciones y tener mayoría de legisladores federales- ha sido simbólica, por no decir inexistente.

En el estado juegan a las caiditas. Dos grupos antagónicos disputan desde tiempos inmemoriales el Comité Directivo Estatal de Morena. Se mueven el tapete mutuamente a fin de tumbarse de la silla. Tanta es la inquina que definitivamente tuvo que intervenir la dirigencia nacional y designar un delegado especial para Coahuila, ante la incapacidad para ponerse de acuerdo entre sí. A la fecha la posición está acéfala.

Negociar, la máxima de la política, simplemente no se les da.

Suele suceder en los partidos políticos con espectro ideológico de izquierda que la formación horizontal de sus miembros produzca choques, ante la ausencia de jerarquías visibles. Donde hay orden vertical, por el contrario, es difícil que se produzcan disputas por el poder. Cuestión de acostumbrarse a los tiempos que se viven, tal vez.

Aunque tampoco han aprovechado los resultados electorales del 1 de julio de 2018 para construir ejércitos de nuevos votantes. Quizá Coahuila no les interese o quizá sus prioridades estén en otra parte (el sur del país, específicamente, lo cual no es negativo aunque al norte “afecte”); el caso es que a cuatro meses de iniciar el proceso electoral de 2020 enfrentan el peor escenario posible, si bien Morena representa un fenómeno electoral atípico y no depende de los básicos (estructura territorial y representación seccional) para ganar una elección.

Hoy se cumple un año de que Armando Guadiana y Eva Galaz asumieron los escaños de senadores por mayoría de Coahuila, suceso significativo pues por primera vez en la historia contemporánea del estado un partido político distinto al PAN y el PRI ocupa la máxima representación parlamentaria en la Cámara Alta.

Sin embargo, su actuación individual en todo ese tiempo ha sido decepcionante. Como grupo parlamentario es otra cosa. Él, desarticulado, improvisado, sin agenda pública ni estrategia ni oposición efectiva en el ámbito local. Ella, simplemente ausente. Como si no tuviese voz propia y debiese mantener un perfil bajo.

Con Guadiana sucede un fenómeno peculiar: o no tiene habilidad ni tacto para leer las coyunturas políticas, o es muy congruente con sus intereses, pero en el lado equivocado de la historia. Cito algunos ejemplos: si AMLO busca prohibir el fracking, Guadiana lo promueve y se ufana de su amistad con Rogelio Montemayor, el principal promotor del negocio en Coahuila. Si AMLO celebra la detención de Alonso Ancira, Guadiana lo lleva al Senado e intercede por sus intereses en tribuna. Si AMLO ordena el rescate de mineros en Pasta de Conchos, Guadiana mete cuerpo y medio para impedirlo, en sintonía con Napoleón Gómez Urrutia.

Ahora bien, la producción legislativa, su verdadera función, ha sido escasa en términos reales. Doce proposiciones con punto de acuerdo acumula, la mayoría sobre temas del momento y motivadas por la presión de grupos de poder, no por un plan. Y dos iniciativas. La primera: declarar 2020 “Año de Venustiano Carranza”, y otra fuera de contexto, presentada el 16 de octubre de 2018, para prohibir la reelección que pasó directamente a la congeladora legislativa. Galaz, por su parte, suma dos iniciativas conjuntas, dos proposiciones junto a Guadiana, y una por su cuenta. La nada.


Cortita y al pie

Morena obtuvo 134 mil votos en la elección de 2017 para diputados locales en la entidad. Esa cifra le garantizaba la Junta de Gobierno el tercer año de la Legislatura, al no tener la mayoría en el Congreso un partido político. El PRI la tuvo el primer año, el PAN la tiene actualmente, y como Morena fue tercera fuerza en preferencia electoral, le correspondía cerrar el trienio.

Sin embargo, como bancada, pese a ser dos elementos, Morena no ha tenido representación efectiva y ahora menos la tendrá, pues el bipartidismo histórico en la entidad los absorbió. Un diputado, Benito Ramírez, inclinado desde un principio hacia el grupo parlamentario del PAN, y una diputada, Elisa Villalobos, canteada desde la tercera quincena de 2018 hacia el grupo parlamentario del PRI. Él renunció al partido y ella tiene abierto un proceso de expulsión. Atomizados como grupo parlamentario, deberán buscar una salida legal que les permita disputar la Junta de Gobierno, si acaso quieren conservarla.

Lo anterior trae a debate la pertinencia de designar a los representantes plurinominales por tómbola. En el ámbito federal puede ser una buena idea para inhibir el “cedazo”. A nivel local, en cambio, es difícil que los sorteados no se corrompan, pues la correlación de poderes es distinta y la experiencia indica que no son posiciones para cualquiera.


La última y nos vamos

Morena cumple hoy un año como grupo predominante, pero en el Congreso de la Unión. Acá es otra cosa. Si Coahuila es una isla, ellos navegan en altamar, a contracorriente, y en una balsa que hace agua.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65