×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
09 Mayo 2020 04:00:00
Un día especial
Escuchar Nota
El nuevo coronavirus o Covid-19 ha venido a modificar de alguna manera nuestro estilo de vida, forma de pensar, de actuar. El llamado a permanecer aislados en nuestro hogar como forma de resguardarnos del contagio al que estaríamos expuestos en el exterior, nos ha permitido darnos cuenta de lo bella que es la vida.

Una vida que hay que cuidar siempre.

A pesar de la información que se recibía a través de noticieros nacionales o extranjeros, ha habido una población que no ha creído en la enfermedad que muy pronto se convirtió en pandemia y que aún nos mantiene a la expectativa.

Quizás aún haya escépticos que, a pesar de lo que se conoce a través de los diferentes medios informando la situación en hospitales, piensan que fue una invención; allá ellos.
Lo que sí no hay duda, es que muchas personas han sido contagiadas y otras más han sucumbido a la enfermedad.

Ante el llamado de autoridades a quedarnos en casa, ya sea por convicción propia, por temor a lo desconocido o por lo que se quiera, quienes optamos por el confinamiento lo hicimos además por responsabilidad.

Responsabilidad social ya que el aislamiento ayudaría a evitar contagiarnos y exponer a otras personas al contagio.

No ha sido fácil esta situación para nadie, lo comprendemos perfectamente. Festejos familiares, reuniones con amigos, el asistir a eventos culturales, todo se ha modificado.

Nos han dicho que “pronto” volveremos a la “normalidad”, sin embargo, a mí me gustaría saber ¿cómo será esa normalidad?

No creo haya alguien que en estos momentos pueda explicarlo.

No obstante, hay algo que no se puede negar, el confinamiento nos ha dado la oportunidad a todos de ver la vida de diferente manera. De apreciar las cosas que realmente son importantes y de valorar lo bello que es vivir.

Vivir con alegría y gratitud, haciendo de cada día, un día especial. Porque el hecho de despertar y poder apreciar el día que Dios nos regala, es ya un verdadero acontecimiento.

Tan especial es apreciar un día soleado como el lluvioso. Cada uno nos brinda la oportunidad de disfrutar lo que la Madre Natura nos regala.

El encierro nos ha permitido retomar lecturas, hojear aquel álbum que teníamos guardado con fotos de la infancia; revivir recuerdos. Ante todo, valorar lo que tenemos, lo que hemos construido a través del tiempo.

No me refiero a las cosas materiales, sino a lo más importante que hay en la vida: la familia. Esos momentos que vivimos y que esperamos revivir en un futuro no lejano.

Familia y los amigos que se convierten en familia.

No hacerlo, eso sí que sería haber desaprovechado este compás de espera que, a todos, la vida o Dios nos ha enviado.

La aparición del Covid nos ha venido a modificar la vida.

Por primera vez, este 10 de mayo los cementerios permanecerán cerrados. Sin embargo, debemos agradecer a Dios por el tiempo que nos permitió tener a nuestro lado a quien nos dio la vida. Una oración al Cielo, ofrecida desde lo más profundo de nuestro corazón, será el regalo a mamá.

Este 10 de mayo, sin duda será como siempre un día especial. Aunque no lleguen los mariachis o los tríos contratados, habrá un coro en casa o a través de la pantalla. El internet seguramente se hará lento por el congestionamiento de las redes.

Vendrán las felicitaciones, veremos las caritas alegres de los nietos que emocionados habrán de entonar “Las Mañanitas”. ¿Qué más podemos pedir?

Que nada ni nadie nos quite la alegría porque mientras estemos vivos, cada día que pase -de hoy en adelante- será especial. La fe nos mantiene de pie y con la esperanza de que vendrán tiempos mejores.

Considero que todos hemos aprendido una gran lección, que tenemos mucho más de lo que se requiere para ser felices.

¡Feliz Día de las Madres!
Imprimir
COMENTARIOS