×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
15 Abril 2020 03:50:00
Un “elefante blanco” y obsoleto: Pacto de Coordinación Fiscal
Escuchar Nota
Los elefantes han sido venerados en diferentes culturas, y más tratándose de color blanco para la realeza, y aunque estos son poco comunes en la vida real; éstos sí existen también son conocidos como albinos, aunque son muy pocos aquellos que hay en el mundo.

En México existen muchos elefantes blancos, pero no son de los que ustedes creen, es decir, ni son animales, ni tampoco son figuras de cerámica sino también son reales.

En el argot popular se le conoce o denomina, “elefante blanco”, a un negocio para solo uno o pocos que no benefician a nadie más que a los que hacen la travesura.

En la política también existe este “elefante blanco”, cuando se trata de obras o inversiones de millones de pesos o dólares que al final tampoco sirve a los mexicanos.

Los elefantes blancos hechos por el gobierno federal o alguno estatal, son temibles y peligrosos, porque su presencia ofende a los ciudadanos y habla muy mal de los mandatarios o Presidente de México, según sea el caso.

El gastar millones de pesos o dólares en obras que no tienen beneficio equivale realmente a desvíos de recursos, con la única diferencia de que es algo que no se entiende como delito y no se castiga.

El hecho claro en uno de los muchos casos de estos elefantes blancos por políticos mexicanos, es aquel en la que el Gobierno Federal, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, quien invirtió 30 millones de dólares el año pasado de 100 millones de dólares en Centroamérica como “dizque” parte del Plan de Desarrollo para Centroamérica.

La incongruencia de regalar el dinero de los mexicanos a El Salvador y todavía le falta por entregar 70 millones de dólares, es algo que para muchos mexicanos consideramos como un claro ejemplo de un “elefante blanco”, porque en nada benefició a la ciudadanía mexicana.

Ahora tampoco nos explicamos cómo es posible que para regalar dinero el gobierno federal encuentra recursos y la manera; pero ahora que los mexicanos requieren ese dinero para esta crisis económica provocado por el coronavirus; López Obrador, está sentado sobre su macho de decir que no hay dinero para eso y los hospitales que pertenecen al gobierno federal están pariendo no solamente de equipamiento para enfrentar el Covid-19, sino también no hay suficiente personal médico para atender a los mexicanos, así como medicamento.

También está otro ejemplo de los elefantes blancos que hay en la actual administración de López Obrador, que es en la carencia de recurso federal demostrado con hechos porque no se ha visto una reciprocidad en la recaudación de impuesto federal por parte de los gobiernos estatales.

Tan solo mencionar el Estado de Coahuila, recibe 20 centavos por cada peso que aporta en esa recaudación, pero ni llegan completo porque hay “manotazo” en los dineros federales y además más que obsoleto el “dizque” Pacto de Coordinación Fiscal es también injusto porque Coahuila es la entidad que ha tenido la mayor recaudación de impuestos a nivel nacional pero las partidas no son iguales y éstas hasta ni siquiera llegan.

Si las partidas federales fueran más equitativas con respecto a lo que genera Coahuila, otra cosa sería, es decir, las inversiones y crecimiento de la entidad sería mucho mayor generando no solamente más ingresos para Coahuila, sino a su vez recurso al gobierno federal.

Es urgente sentar bases jurídicas sólidas para reestructurar el Pacto de Coordinación Fiscal, para tener un verdadero diálogo entre el Ejecutivo Federal y la Cámara de Diputados para tener facultades constitucionales en la revisión, aprobación y modificación del Presupuesto de Egresos de la Federación sea exclusiva de la Cámara de Diputados y no del gobierno federal que solamente busca el empoderamiento del Ejecutivo que distribuye de manera fría y matemática un porcentaje de dinero recaudado por las entidades mucho menor a lo generado sin conocer las necesidades de esa comunidad así como tampoco la infraestructura proyectada para el crecimiento de la misma.

En dónde están esos Diputados, Senadores y Legisladores, coahuilenses para que se pongan a “chambear” para el bien de Coahuila y desquiten esos sueldos para el bien de su propia entidad que les confió esa responsabilidad de hacer crecer la tierra en donde nacieron y no un gobierno centralizado. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018) http://www.intersip.org


Imprimir
COMENTARIOS