×
Aracely Rodríguez Guardiola
Aracely Rodríguez Guardiola
ver +

" Comentar Imprimir
22 Agosto 2020 04:05:00
Un gobierno con complejo de Robin Hood
Escuchar Nota
Hoy en día tenemos en el poder a un gobierno todopoderoso, capaz de influir en cuanta esfera del sector público se proponga a fin de lograr sus propósitos, y de lograrlos prácticamente de la manera que le venga en gana. Nos han vendido la idea de que el combate y eliminación de la corrupción sería la solución a prácticamente todos los males que nos han aquejado por décadas.

Un gobierno que se comprometió con las clases más necesitadas del país a trabajar por ellos y resolver de tajo todas sus necesidades. Hemos visto sin embargo que lejos de cumplir con sus promesas, están repitiendo cada patrón que durante años criticaron.

La corrupción, bandera casi única con la que durante años Andrés Manuel defendió su causa, solución definitiva a cada problema de nuestro país, se ha convertido en una práctica muy común entre sus más cercanos colaboradores.

Pero esto no es algo nuevo, hagamos un breve recuento de las corruptelas de quienes hoy gobiernan el país.

En 2004, René Bejarano era el principal operador político del hoy presidente, fue su secretario particular, operador de las redes del PRD en la CDMX y ocupó, junto con sus esposa Dolores Padierna, un sinnúmero de cargos públicos y de representación popular. Todos recordamos el famoso video en el cual, Carlos Ahumada, empresario con gran injerencia en obras y proyectos en la entonces administración del jefe de Gobierno, entrega grandes paquetes de dinero a Bejarano, quien se lleva todo, hasta las ligas.

En 2012, jubilados de la hoy extinta Luz y Fuerza del Centro presentaron ante el IFE (hoy INE), una denuncia contra el que en esa fecha era candidato a la presidencia, Andrés Manuel López Obrador, por haber recibido de quien fuera el secretario general de Luz y Fuerza del Centro, Martín Esparza, una cantidad superior a los 66 millones de pesos a fin de financiar las aspiraciones del hoy presidente. A Martín Esparza se le ofreció en aquel momento una candidatura por el PRD como diputado federal, pero al ser rechazada, termina impuesto por López Obrador como candidato plurinominal por el PT.

Pío López había sido acusado por alcaldes de Chiapas hace apenas un año, de ofrecer financiamiento y apoyos a cambio de que se cambiaran de partido. Hoy una vez más encontramos evidencia clara y con confesión de las partes, de financiamiento ilegal a las campañas de Andrés Manuel, la serie de videos presentados por el periodista Loret de Mola dejan muy en claro el modus operandi que utilizó MORENA para hacerse de fondos. En los videos, se le puede ver recibiendo importantes cantidades de dinero para financiar el movimiento, allá por 2015, de manos de David León, personaje muy cercano al entonces gobernador Manuel Velasco y hoy, a punto de ser nombrado zar anticorrupción en la compra y manejo de medicamentos por parte de la administración federal.

A eso podríamos sumar los escándalos en que se han visto envueltos Manuel Bartlett, con la asignación de contratos millonarios a su hijo, las casas y el lujo inexplicable con el que viven John Ackerman e Irma Eréndira Sandoval, las acusaciones en contra de Ana Guevara y las múltiples denuncias en contra de diversos “servidores de la nación” y superdelegados en todo el país por abuso de sus cargos.

El escenario que vivimos, desafortunadamente no es muy diferente al que se ha vivido durante décadas en el país, la gran diferencia está en que hoy, los actos de corrupción son romantizados y perdonados por el propio presidente de nuestro país.

Hoy resulta que cual Robin Hood, quienes cometen estos actos ilícitos, en realidad están despojando de sus privilegios a los conservadores neoliberales fifís, para hacerle llegar beneficios a quienes más lo necesitan, argumentando que el fin justifica los medios.

Hoy tenemos una defensa institucionalizada a quienes cometen un delito argumentado que ya no es “como antes”, se asignan contratos de manera directa, sí, pero ya no son a las mismas empresas, se desvían recursos públicos a favor de partidos y candidatos, sí, pero ya no son para los partidos de antes, se beneficia con el poder a familiares y amigos, sí, pero son a los familiares y amigos del “movimiento”.

Nos quieren hacer creer que cual Robin Hood, le están robando y quitando privilegios a los ricos, neoliberales fifís y conservadores, para dárselo a los pobres; y que eso, está bien.

Señor presidente, no se equivoque, romantizar la corrupción no la exime de ser eso: corrupción.

Imprimir
COMENTARIOS