×
Marcelo Torres Cofiño
Marcelo Torres Cofiño
ver +
Marcelo Torres Cofiño es miembro del Partido Acción Nacional desde 2006, fue Diputado Federal del Estado de Coahuila en la LXII Legislatura. Fue Presidente del Partido Acción Nacional y actualmente es Diputado Local, coordinador del grupo parlamentario del PAN y Presidente de la Junta de Gobierno en la LXI Legislatura del Congreso del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
06 Octubre 2019 04:00:00
Un mejor ambiente competitivo para las Pymes
Debemos terminar con el capitalismo de cuates; el de todos y no solamente el de unos colores en específico. El que no entiende eso miente con respecto a su preocupación por las micro, pequeñas y medianas empresas y su elevada tasa de mortandad. La razón es simple: no se puede competir en donde no hay competencia. Cuando todo está pactado para que sean los “amigos” los que ganen, nada queda por hacer.

Las Pymes necesitan un ambiente competitivo propicio y tenemos que reconocer que el actual es de suma complicación. La mayor parte de esos negocios se desarrollan en circunstancias en las que el único diferenciador que logran concretar es el precio, reduciendo sus márgenes de utilidad y obligando a sus líderes a ocuparse de las labores operativas, dejando casi de lado las tareas de carácter estratégico.

Pesa, por supuesto, la pobre cultura financiera que tienen muchos de nuestros empresarios y que les impide fortalecer económicamente sus negocios. La mayoría vive básicamente de lo que ingresan sus empresas.

Esa realidad evita que tengan perspectivas reales de crecimiento, basadas en su propio dinamismo. Pero, también las saca de la posibilidad de conseguir créditos baratos que les permita apalancarse con solvencia. En tales condiciones no es de extrañar que la mayoría cierre antes de cumplir cinco años de existencia.

Sin una situación financiera sólida, muy rápidamente caen en condiciones de obsolescencia tecnológica. Es muy común, cada vez que visito a las Pymes, toparme con situaciones en las que se trabaja con maquinaria o dispositivos que dan problemas, retrasando la producción o la atención de los clientes e impactando en la calidad de los bienes o servicios que se ofrecen.

Pronto, la poca utilidad comienza a ser devorada por las reparaciones y el mantenimiento correctivo, sacando de la competencia a quienes tienen menor capacidad para renovarse. Además, saltan nuevos competidores que llegan al mercado con tecnología de punta, que les ayuda para desbancar a los negocios existentes en ese momento, pero que, a la vuelta de la esquina, se convierten en los anulados cuando su ventaja se reduzca porque fueron incapaces de mantenerse actualizados, por el enorme costo que eso representa.

Están, también, por supuesto, las dificultades que tienen para sumar talento humano de elevadas capacidades. Simplemente no pueden cubrir los elevados sueldos que cobran los especialistas que necesitan para dar fortaleza a sus empresas. La mayor parte de los profesionales altamente capacitados termina trabajando en la función pública o en las grandes empresas. Y no hay mecanismos en México, reales, que permitan vincular a esos especialistas de élite con las Pymes, para que al menos las acompañen como asesores.

En contraste, abundan los charlatanes que, lejos de ayudar a resolver los problemas de los negocios, los profundizan, al desangrar su economía, ofreciendo recetas mágicas (y no, no estoy hablando del presidente López Obrador, aunque la descripción encaje a la perfección).

Así las cosas, si verdaderamente queremos apuntalar la economía de Coahuila y la de México, necesitamos crear un mejor ambiente competitivo para las Pymes. ¡Ya vamos tarde!


Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65