×
Inés Sáinz
Inés Sáinz
ver +

" Comentar Imprimir
12 Diciembre 2009 04:34:35
Un pilar de color azul
Un festín de goles siempre es bienvenido, pero también deja en claro las fallas de los finalistas; ojalá pueda reponerse la máquina

Un partido de futbol que nos regala un festín de goles de parte de los dos equipos, siempre será bien recibido. Al menos brinda alegría, pero también evidencia las deficiencias de cada equipo. Creo que eso sucedió en el partido de ida de la final mexicana: nos dejaron claro que ambos equipos tienen poder ofensivo, que los dos apuestan por ir adelante, en lugar de replegarse para defender, pero creo que en esta ocasión está faltando el punto medio. No se puede jugar dando y recibiendo tantas libertades. Es bien sabido que los campeonatos los ganan las defensivas, un equipo que no flaquea abajo es un equipo que siempre será candidato a obtener buenos resultados. Eso no quiere decir que me guste el futbol defensivo, lo que quiero decir, es que si estás dispuesto a abrir tu juego, debes hacerlo con cautela, no exponiendo tu arco. Y es que, el ir y venir del partido del jueves nos mostró una final —contrario a lo que parecería en números— con muchos defectos por parte de los dos equipos.

Por un lado, reconozco que el Monterrey está jugando con el corazón, se encuentra en un insuperable momento anímico y el haber logrado remontar el marcador en casa, de la forma en que lo hizo, es sin lugar a dudas un gran punto en su favor. Aunque creo que Vucetich deberá analizar a conciencia lo que sucedió en el primer tiempo, de la desconcentración total de la que fueron presa y el descontrol evidente que mostraron en los primeros 45 minutos.

Y por otro lado, el Cruz Azul, la otra cara de la moneda. Encaró con personalidad y determinación el inicio del partido, se sobrepuso a un gol circunstancial, lo que a la postre, le premió con un dominio evidente. Sin embargo, el segundo tiempo parecía un equipo completamente distinto, cuantas veces los encaró el Monterrey salieron vencidos, la falta de entendimiento se hizo evidente y el resultado fue un gran golpe para sus aspiraciones. Ya los Rayados demostraron ante América y Toluca que saben defender la ventaja que logran tomar en casa (por mínima que ésta sea).

Pero el Cruz Azul tiene una deuda pendiente con su afición (en la que me incluyó), no puede darse el lujo de desaprovechar esta oportunidad de oro para coronarse frente a su gente, sumar su novena estrella y acabar con la sequía de 12 años y tres finales perdidas en ese mismo lapso. Aunque no podemos negar, que pese a lo que se diga, La Máquina ha sido un gran protagonista y pilar del futbol mexicano, ha llegado con ésta a 14 finales, hazaña que ningún otro equipo ha conseguido.

¿Qué esperar para mañana? Un reajuste importante en el planteamiento de los dos equipos. Y aunque el Monterrey sería un digno campeón, no pierdo la esperanza de que este cierre de 2009 quede pintado de azul.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5