×
Alejandro Irigoyen Ponce
Alejandro Irigoyen Ponce
ver +

" Comentar Imprimir
19 Mayo 2020 04:09:00
Un salto al vacío
Escuchar Nota
Pues ya estamos en la Fase 1 de la reactivación económica. Con sus restricciones, muchos comercios reabrieron sus puertas, algunas industrias, como la automotriz, reanudaron labores y los ciudadanos retomaron las calles.

Es cierto, la mayoría siguiendo las recomendaciones sanitarias pero como siempre, no faltó el inconsciente que aún no asimila eso de la sana distancia ni que el cubrebocas de nada sirve en el cuello, pero con ellos simplemente no se puede, son eso, inconscientes, que en tiempos de pandemia bien podrían ser señalados de delincuentes, porque el jugar con la salud propia y la de los demás es un verdadero crimen social.

El tema es que la reactivación implica el riesgo de contagios masivos. El ponderar hoy la actividad económica significa abrir la puerta a que las semanas de cuarentena solo sirvieran de contención momentánea y que ahora enfrentemos la posibilidad de la propagación masiva del coronavirus.

La Fase 1 es en su fondo un salto al vacío. Eso sí, necesario e impostergable, pero un salto al vacío.

Simplemente ya no se podía aguantar más en términos económicos. El hambre tocaba las puertas de miles de hogares y las empresas e industrias se encaminaban a pasos acelerados hacia la quiebra y cierre definitivo.

Pero el virus sigue aquí y hay que asumir nuestras vidas en esta “nueva normalidad”, bajo la amenaza constante de un enemigo formidable por su capacidad de propagación y su alta tasa de letalidad. 

No debemos confundirnos: atravesamos por una etapa crítica ya que desgraciadamente, la cultura de autoprotección y de respeto cabal a la salud de los demás sigue en pañales y hay quién aún no entiende que la premisa base para que esta “nueva normalidad” sea viable es no contagiarse y no contagiar.

Imprimir
COMENTARIOS