×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
24 Septiembre 2020 04:02:00
Un sexenio después, Ayotzinapa sigue
Escuchar Nota
Este sábado se cumplirán seis años de aquella noche trágica de Iguala en la que el crimen organizado, con la complacencia y participación de las fuerzas de seguridad del Estado mexicano, municipales, estatales y federales, secuestraron y desaparecieron a 43 normalistas de la Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa. Seis años después de ocurrido este caso paradigmático, siguen sin conocerse a ciencia cierta el móvil de este crimen múltiple ni el paradero de los restos de los estudiantes y las investigaciones han tomado un nuevo giro en el que no solo se echó por tierra a la verdad histórica del sexenio de Peña Nieto, sino que ahora se persigue judicialmente a algunos de los funcionarios que colaboraron con la manipulación y desviación de las indagatorias con testimonios falsos, siembra de pruebas y torturas de detenidos.

En casi dos años de haber tomado el caso en sus manos, la Fiscalía General de la República y el Gobierno de López Obrador han venido administrando los reclamos de justicia de los padres de los 43 normalistas a los que les prometieron, desde la campaña, que no solo habría justicia y se llegaría hasta las últimas consecuencias para castigar a los responsables y decirles cómo y en dónde terminaron los restos de sus hijos. Para llegar a este aniversario, el Presidente recibió la semana pasada a los padres en Palacio Nacional, y tras revisar los avances de las indagatorias, les ofreció que “pronto habrá revelaciones y hallazgos importantes” además de que se acelera el proceso para detener y extraditar a Tomás Zerón, no de Canadá, como se dijo en un principio, sino de Alemania, a donde se movió para ocultarse el exdirector de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, hoy acusado de delitos contra la administración de la justicia, tortura y desaparición forzada.

Entre lo más inquietante que se les comunicó a los padres de los 43 normalistas en los últimos encuentros en Palacio Nacional, es que se analizaba la posible acusación contra un “mando militar de nivel medio del Ejército Mexicano” destacamentado en la zona de Iguala durante aquellos hechos del 26 de septiembre de 2014, y al que podrían fincarle responsabilidades a partir de nuevas pruebas de que “fue informado sobre la ejecución de los estudiantes”, según han revelado fuentes cercanas a los abogados de los padres. La acusación, se les dijo, se realizaría de manera sustentada y con la anuencia de los actuales mandos militares de la Sedena, según afirman los abogados.

Los padres de los 43 han pedido desde hace varios años que se revise la participación del entonces jefe del 27 Batallón de Infantería de Iguala, José Rodríguez Pérez, a quien acusan de haber estado enterado de la desaparición y no haber actuado para evitarlo. Durante el Gobierno de Peña Nieto siempre se negó cualquier indicio o investigación al Ejército, e incluso se cambió al comandante Rodríguez Pérez de Iguala, en julio de 2015, a otra posición en la Defensa.

Entre los avances judiciales más importantes en el caso está la detención de José Angel Casarrubias, “El Mochomo”, a quien se acusa de haber sido el autor intelectual y quien dio la orden de secuestrar y desaparecer a los 43 normalistas. Luego de haber sido detenido en junio pasado, liberado por orden de un juez y luego recapturado, el lunes pasado “El Mochomo” fue recluido en el penal de alta seguridad de Almoloya de Juárez. La Fiscalía lo ha considerado una pieza clave para rearmar lo que pasó realmente aquella noche de 2014.

En la víspera del sexto aniversario han comenzado ya las movilizaciones y protestas, inicio de lo que llamaron la jornada nacional en apoyo a los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa, y el punto culminante de esa jornada será el arribo, el sábado, de contingentes de estudiantes que pretenden llegar al Zócalo capitalino para una manifestación multitudinaria. El único detalle es que la plancha de la Plaza de la Constitución ayer miércoles fue tomada por el Frena, que instaló sus casas de campaña en la explanada. ¿Qué pasará si se juntan los normalistas de Ayotzinapa con los antilopezobradoristas?… Se detienen los dados. Serpiente.
Imprimir
COMENTARIOS