×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
06 Enero 2020 04:05:00
Una carta histórica (2)
Escuchar Nota
Termino con las citas de la carta enviada por el presidente Trump a la speaker Pelosi:

Tú y tu partido están de-sesperados por distraer a la sociedad (y aquí sigue un detallado recuento de lo que Trump considera sus logros como gobernante). Después de tres años de investigaciones injustas e injustificadas, 45 millones de dólares gastados, 18 fiscales demócratas rabiosos, toda la fuerza del FBI, encabezada por líderes ahora probados como totalmente incompetentes y corruptos ¡no han encontrado NADA! Tú dirigiste una investigación falsa sobre el Presidente de los Estados Unidos elegido democráticamente, y lo estás haciendo nuevamente. En lugar de poner a nuestro país primero, has decidido deshonrar aún más a nuestro país. Fallaste por completo con el informe Mueller porque no había nada que encontrar, por lo que decidiste tomar el siguiente engaño, la llamada telefónica con Ucrania, a pesar de que era una llamada perfecta. Ustedes son los que interfieren en las elecciones de Estados Unidos. Ustedes son los que están subvirtiendo la democracia de Estados Unidos. Ustedes son los que obstruyen la justicia. Ustedes son los que traen dolor y sufrimiento a nuestra República para su propio beneficio egoísta, personal, político y partidista.

Antes del engaño del impeachment, era la caza de brujas rusa. Contra toda evidencia, y sin importar la verdad, tú y tus diputados afirmaron que mi campaña se coludió con los rusos: una mentira grave, maliciosa y difamatoria, una falsedad como ninguna otra. Forzaste a nuestra nación a través de la agitación y el tormento sobre una historia totalmente inventada, que Hillary Clinton y el DNC compraron ilegalmente a un espía extranjero para atacar nuestra democracia. La monstruosa mentira fue desacreditada y esta conspiración demócrata se disolvió en polvo. Pero emprendiste tu siguiente cruzada calumniosa y viciosa: orquestaste un intento de incriminar y difamar a una persona inocente. Todo esto fue motivado por el cálculo político personal. Tu cargo y tu partido son rehenes de sus representantes más desquiciados y radicales de la extrema izquierda. Cada uno de tus partidarios vive con el temor de un retador socialista: esto es lo que impulsa el impeachment. Mira al retador del congresista Nadler. Mírate a ti mismo y a los demás. No derribes a nuestro país con tu partido.

Si realmente te preocuparan la libertad y los derechos de nuestra nación, estarías dedicando tus vastos recursos de investigación a exponer toda la verdad sobre los horribles abusos de poder del FBI antes, durante y después de las elecciones de 2016, incluido el uso de espías contra mi campaña, la presentación de pruebas falsas a un tribunal de la FISA y el ocultamiento de pruebas exculpatorias para incriminar a los inocentes. El FBI tiene grandes y honorables personas, pero el liderazgo era inepto y corrupto. Declaraste que ‘todos los caminos conducen a Putin’, cuando sabes que es una mentira abyecta. Yo he sido mucho más duro con Rusia de lo que el presidente Obama lo fue jamás.

Cualquier miembro del Congreso que vote a favor de la destitución muestra cuán profundamente injurian a los votantes y cuán verdaderamente detestan el orden constitucional de Estados Unidos. Nuestros fundadores temieron la tribalización de la política partidista, y ustedes están dando vida a sus peores temores. He sido privado del debido proceso constitucional básico desde el comienzo de esta estafa de juicio político. Se me han negado los derechos más fundamentales. Una vez que presenté la llamada transcrita, que sorprendió y conmocionó a los estafadores (nunca pensaron que se presentaría tal evidencia), el llamado denunciante y el segundo denunciante desaparecieron. Se redobló el juicio de brujas de Salem. Tú y otros miembros de tus comités han dicho que la acusación debe ser bipartidista. No lo es. Esto no es más que un intento de golpe de Estado ilegal y partidista que fracasará gravemente en las urnas. Debido a esta colosal injusticia, nuestro Partido Republicano está más unido que nunca.

Quizás lo más insultante de todo es su falsa careta de solemnidad. Tienes tan poco respeto por el pueblo estadunidense que esperas que crean que estás abordando este juicio político de manera sombría, reservada y de mala gana. Ninguna persona inteligente cree lo que estás diciendo. Desde el momento en que gané las elecciones, el Partido Demócrata ha sido poseído por el Impeachment Fever. Los votantes son sabios y están viendo directamente a través de este juego hueco, vacío y peligroso que estás jugando. No tengo dudas de que el pueblo estadunidense los tendrá a ti y a los demócratas responsables en las elecciones de 2020. Hay mucho que hacer para mejorar la vida de nuestros ciudadanos. Es hora de que tú y los demócratas en el Congreso dejen esta fantasía de destitución y regresen a su trabajo para el pueblo estadunidense. Si bien no tengo expectativas de que lo hagas, te escribo esta carta con el propósito de dejar constancia histórica y de poner mis pensamientos en un registro permanente e indeleble. Dentro de 100 años, cuando la gente mire hacia atrás en este asunto, quiero que lo entiendan y aprendan de él, para que nunca más le pueda pasar a otro Presidente.

Imprimir
COMENTARIOS